Comience a Orar

Esto sucedió efectivamente hace unos años.

Sucedió en 1968 en un aeroplano que se dirigía a la ciudad de Nueva York; un vuelo de rutina y normalmente muy aburrido. Pero esta vez no resultó ser así.

Cuando ya estaban en el proceso del aterrizaje, el piloto notó que el tren de aterrizaje no quedaba sujeto. Él movió todas las palancas y botones que podía, tratando vez tras vez de conseguir que el tren de aterrizaje quedará fijo en su lugar, sin lograrlo. Entonces pidió instrucciones a la torre de control. Mientras el avión daba círculos sobre el aeropuerto, las cuadrillas de emergencia recubrieron la pista de aterrizaje con espuma y los bomberos y otros vehículos de emergencia se colocaron en posición apropiada.

Mientras tanto, los pilotos les informaban a los pasajeros de cada maniobra con esa voz calmada, impávida, que aprenden a usar. Las azafatas se movían por la cabina con un aire de reserva tranquila. Se les dijo a los pasajeros que colocaran las cabezas entre las rodillas y que no sujetaran los tobillos justo antes del impacto. Hubo lágrimas, y unos cuantos gemidos de desesperanza. Era una de aquellas experiencias de las que uno piensa: “No puedo creer que esto me esté sucediendo a mí.”

Entonces, cuando el aterrizaje se aproximaba, el piloto de repente anunció por los intercomunicadores: “Estamos en el descenso final. En este momento, de acuerdo al Código Internacional de Aviación establecido en Ginebra, es mi obligación informarle que si usted cree en Dios debe comenzar a orar." Tal como lo oye, ¡eso fue exactamente lo que dijo!

Me alegro de informar que el aterrizaje de panza ocurrió sin problemas. Nadie resultó herido y, aparte del extenso daño en el avión, la aerolínea casi ni recordó el incidente. Es más, un pariente de uno de los pasajeros llamó a la aerolínea al día siguiente y preguntó sobre esa regla de oración que el piloto había citado. La respuesta fue una fría, y reservada declaración de “sin comentarios.”

Asombroso. Lo único que sacó a la luz una “regla secreta” profundamente sepultada, fue una crisis. Llevada hasta el borde, de espaldas contra la pared, justo hasta el punto máximo, y con todas las rutas de escape cerradas, sólo entonces nuestra sociedad abre una grieta a un indicio de reconocimiento de que Dios tal vez esté allí, “y si usted cree, debe comenzar a orar.”

Me hace recordar un diálogo que oí por televisión poco después de la erupción del monte St. Helens, el volcán en la región noroeste en los Estados Unidos. El entrevistado era un reportero que había “regresado del volcán con vida” con fotografías y una grabación del sonido de su propia pesadilla personal. Había estado cerca del cráter de la montaña cuando sucedió la erupción, y literalmente tuvo que poner pies en polvorosa para salir con vida, con la cámara encendida y el micrófono abierto. Las fotografías estaban movidas y oscuras, pero su voz era otra cosa.

Era espeluznante, casi demasiado personal para revelarlo. El hombre respiraba agitadamente, gemía, jadeaba, y le hablaba directamente a Dios. Nada de formalidad, ni frases de cajón, sino simplemente el grito desesperado de una criatura en crisis.

Cosas tales como “Ay, Dios, ay, Dios mío. ¡Auxilio! ¡Socorro!” Más gemidos, más respiración entrecortada, escupitajos, boqueos, toses, jadeos. “Este calor es demasiado. Todo está tan oscuro. Ayúdame, Dios, por favor, por favor, por piedad, por piedad.”

No hay nada como una crisis para dejar expuesta lo que de otra manera es una verdad oculta del alma. De cualquier alma.

Nosotros podemos enmascararlo, ignorarlo, hacerlo a un lado con fría sofisticación y negación intelectual, pero quítese el cojín de la comodidad, elimínese el escudo de seguridad, introduzca la amenaza de muerte sin la presencia de otros que quiten el pánico del momento, y es casi seguro que todas las filas de la humanidad “comienzan a orar.”

Las crisis aplastan; y al aplastar, a menudo refinan y purifican. He estado al lado de demasiado moribundos, y ministrado a demasiadas víctimas de la calidad, y escuchado a demasiadas personas quebrantadas y lastimadas como para creer de otra manera.

Desdichadamente, por lo general exige golpes brutales de aflicciones como esas para ablandar y penetrar los corazones endurecidos.

¿Conoce la admisión del novelista ruso Alexander Solzhenitsyn?

“Fue sólo cuando yacía en la paja podrida de la prisión que percibí dentro de mí mismo los primeros aguijonazos del bien. Así que, benditas seas, prisión, por haber estado en mi vida.”

Esas palabras proveen una ilustración perfecta de la instrucción del salmista:

Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba;
Mas ahora guardo tu palabra. . . .
Bueno me es haber sido humillado,
Para que aprenda tus estatutos.
(Salmo 119:67, 71).

Después de que la crisis aplasta, Dios interviene para consolar y enseñar.

Esto sucede en realidad en alguna parte de nuestro mundo, todos los días.

Tomado de Charles R. Swindoll, “Commence Prayer,” en The Finishing Touch: Becoming God’s Masterpiece (Dallas: Word, 1994), 550-52.

Acerca del Autor

Visión Para Vivir

Visión Para Vivir es el ministerio de enseñanza bíblica de los pastores Charles R. Swindoll y Carlos A. Zazueta.

El ministerio está comprometido a la excelencia en la comunicación de las verdades de la Escritura y la persona de Jesucristo...