Consultemos con el Arquitecto

Uno de los planos más hermosos jamás diseñados ha sido el plan de Dios para el matrimonio. Establecido antes de que haya ningún pecado en el mundo, el matrimonio ilustra el diseño de Dios perfecto para las relaciones personales.

Consultemos al Arquitecto en cuanto a tres maneras de vivir en este maravilloso establecimiento llamado matrimonio. Usaremos Proverbios 24:3-4 como nuestra base:

Con sabiduría se edificará la casa,
Y con prudencia se afirmará;
Y con ciencia se llenarán las cámaras
De todo bien preciado y agradable.

El plan de Dios para el matrimonio es sencillo: sabiduría, comprensión y conocimiento.

“Con sabiduría se edificará la casa . . .

Primero, pongamos el cimiento. La palabra edificar viene de una palabra hebrea que significa "restaurar". Es la misma palabra que Dios usa cuando tomó una costilla de Adán y la reconstruyó como una mujer. Dios dice que requiere sabiduría edificar ese tipo de casa. Sabiduría esencialmente quiere decir "ver con discernimiento". Es la idea de ver el cuadro en grande de algo. Cuando se escoge mirar el cuadro en grande antes que los detalles minuciosos, se edifica un fuerte cimiento.

“Y con prudencia se afirmará . . .”

Afirmar viene de una palabra hebrea que significa poner orden en algo que está atiborrado, o levantar y poner vertical algo que ha caído. Si sabiduría es ver con discernimiento, entonces esta segunda parte es responder a lo que uno ve con perspectiva. ¿Cómo se hace eso? Con prudencia. Otra manera de traducir este término es "comprensión".

En otras palabras, una irritación que normalmente yo la tomaría en forma personal, ya no la tomo en forma personal. Un conflicto que interrumpe mis planes no me irrita si tengo sabiduría y comprensión. Lo veo como Dios lo ve, como bueno y necesario para mí en ese momento.

“Y con ciencia se llenarán las cámaras
De todo bien preciado y agradable”.

Aquí ciencia o conocimiento implica “percepción”. Lleva consigo una simpatía que brota del aprendizaje. Conforme crezco en el conocimiento respecto a mi esposa, aumenta mi percepción de ella. Lo digo con mis acciones: escucho, aprendo, me abro. El conocimiento, cuando se lo combina con sabiduría y comprensión, dice Proverbios, llena la casa de uno de todo bien preciado y agradable. ¿Qué quiere decir eso? Quiere decir que la relación personal estará llena de cosas que no se queman si un incendio azota.

¡El hombre ha trastornado todo esto! Muchos se embrujan para pensar: "Todo lo que necesitamos, cariño, es más cosas". Pero la desdicha simplemente aumenta mientras nuestros cuartos estén vacíos de las riquezas de Dios. Dios dice: "Con sabiduría eso se puede restaurar. Con comprensión se lo puede poner en orden. Con conocimiento esos cuartos pueden tener las cualidades que nunca se queman".

Antes de que usted le dé este artículo a su cónyuge con las instrucciones: "Toma, corazón, lee cómo debes cambiar", recuerde que el lugar para empezar a remodelar su matrimonio es en usted. He hallado que una persona puede hallar satisfacción incluso en las circunstancias más difíciles si tiene sabiduría, comprensión y conocimiento, o está esforzándose para tenerlos. Pero también he hallado individuos que tienen una oportunidad integral, perfecta, para un hogar feliz, pero carecen de sabiduría, conocimiento y comprensión, y son muy infelices. Es asombroso. Pídale al Arquitecto que ponga en usted un corazón de sabiduría, conocimiento y comprensión por su cónyuge.

Adaptado de Charles R. Swindoll, “Let’s Consult the Architect,” Insights (Feb. 2000):1-2 Copyright © 2000. Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Acerca del Autor

Charles R. Swindoll

Conocido sencillamente como “Chuck” en la comunidad cristiana en todo el mundo, el pastor, maestro y escritor Charles R. Swindoll ha dedicado más de cuatro décadas a la comunicación clara de la Palabra de Dios.  Junto con una devoción abrumadora...