Descubriendo las Puertas del Hades

Era el más horrible de todos los dioses de la mitología griega, con cuernos de cabra en la cabeza, cascos de cabra en lugar de pies, y con el cuerpo recubierto de pelambre de cabra. Pero este medio hombre, medio dios y medio chivo, Pan, era alegre, y andaba brincando por los matorrales y montañas, tocando su flauta de caña. Fue entre los árboles y riscos escabrosos de Cesarea de Filipo que se levantó el templo a Pan. En la base de este templo había una cueva larga que los que lo adoraban pensaban que era la puerta al más allá. Los adoradores arrojaban cabras desde el precipicio a la boca de la cueva con la esperanza de que su sacrificio fuera aceptable a Pan.

Fue en las cercanías de esta gruta, la supuesta entrada al Hades, que Jesús prometió: “edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:18). Empezando con un pequeño grupo de marginados judíos en Jerusalén hace dos mil años, Cristo edificó su iglesia para que llegara incluso a las partes más remotas del mundo. Y desde ese día hasta hoy, Satanás ha intentado destruir a la iglesia de Cristo; y sin embargo ella persiste. A pesar de controversias, guerras y divisiones denominacionales, la iglesia continúa como el medio por el cual Dios anuncia a un mundo oscuro y moribundo que la luz de la vida ha venido en la persona de su Hijo, Jesucristo.

Tomado de Derrick G. Jeter, “Discovering the Gates of Hades,” en The Church Awakening: An Urgent Call for Renewal Bible Companion (Plano, Tex.: IFL Publishing House, 2010), 9. Copyright © 2010 por Insight for Living. Reservados mundialmente todos los derechos.

Acerca del Autor

Visión Para Vivir

Visión Para Vivir es el ministerio de enseñanza bíblica de los pastores Charles R. Swindoll y Carlos A. Zazueta.

El ministerio está comprometido a la excelencia en la comunicación de las verdades de la Escritura y la persona de Jesucristo...