Fariseos, Saduceos y Herodianos

En los relatos de los Evangelios los principales opositores de Jesús fueron las autoridades gobernantes y dirigentes religiosos del día. Jesús tuvo problemas con tres grupos distintos de líderes: fariseos, saduceos y herodianos. Todos formaban parte del sanedrín, que era el cuerpo religioso gobernante, y no les gustaba el mensaje de Jesús. La presencia romana siempre creciente en Israel hacía del sanedrín una mezcla particularmente volátil, puesto que todos codiciaban el control del templo, el trono y el futuro de Israel. Lo que sigue es un vistazo ligero de estos tres grupos.

Los Fariseos

Posición política

Los problemas de Jesús más frecuentemente surgieron de los fariseos. Estudiosos celosos de la Ley que obtuvieron prominencia después de la revuelta macabea entre 165-160 a.C., querían proteger a la cultura judía de la cultura griega. Temían la corrupción de parte de los griegos, y mientras más veían esto en componendas, más celosos se hacían. Los fariseos eran por lo general judíos de clase media con un fuerte sentido de identidad nacional, étnica y también religiosa. Eran obstinadamente anti-romanos, lo que los colocaba en contraposición de los herodianos y de los saduceos, pero los hacía mucho más populares con el pueblo. 

Creencias religiosas

A diferencia de los saduceos, los fariseos creían en la inmortalidad del alma, la resurrección de los muertos, y una vida venidera, así como en ángeles y demonios. También creían en un balance entre la predestinación y la responsabilidad humana. Aunque conocidos por su aplicación rigurosa de las leyes, eran más flexibles en su interpretación que los saduceos. Los fariseos se preocupaban más por el estudio de la ley, tanto la escrita (la Torá) y las tradiciones orales (la Mishná y el Talmud), que con los sacrificios. Como resultado de esta devoción al estudio y a la obediencia a los mandamientos, parecían mucho más justos que otros grupos. Sin embargo, esta apariencia de justicia hizo que Jesús los llamara hipócritas (véase Mateo 23). Los fariseos, a su vez, repetidamente trataron de ponerle trampa a Jesús y le acusaron de quebrantar la ley.

Los Saduceos

Posición política

Los saduceos, como los herodianos, favorecían las costumbres y cultura griega por sobre las tradiciones judías, y cooperaban con el gobierno romano. Eran primordialmente familias aristócratas y gobernantes, que eran las que más se beneficiaban al mantener relaciones amistosas con el césar. Desdichadamente, estas simpatías creaban una tensión incómoda entre el pueblo que trataban de gobernar. Su opinión plástica de la ley, herencia y distintivos hebreos no les hacía populares entre la clase media de Israel, cuyo respaldo necesitaban.

Pero estar del lado del gobierno romano tenía sus prerrogativas. Como poder al mando Roma tenía la autoridad de nombrar sumos sacerdotes, así que no es sorpresa que se nombraba con mayor frecuencia a saduceos para los altos cargos a pesar de que los fariseos eran mucho más numerosos.

Creencias religiosas

Los saduceos diferían de los fariseos en varios aspectos. Primero, aceptaban la Torá escrita como autoritativa y rechazaban la tradición oral rabínica (la Mishná y el Talmud). Segundo, para asegurarse de que no se culpaba a Dios por el mal, rechazaban la idea de predestinación, favoreciendo el libre albedrío. Tercero, no creían en al inmortalidad del alma, ni en la vida en el más allá que incluya recompensas y castigos. Debido a su devoción a los sacrificios, la existencia de los saduceos se centraba en el templo. Desaparecieron en el año 70 d.C., cuando los romanos arrasaron el templo.

Los herodianos

Posición política

Los herodianos, como su nombre sugiere, eran judíos influyentes que respaldaban al rey Herodes y al gobierno romano que él representaba. Se los menciona en la Biblia sólo una vez cuando unieron sus fuerzas con los fariseos para atacar a Jesús (Marcos 2:6; 12:13).  Sin embargo, era más similares a los saduceos, y probablemente no habrían convenido con los fariseos más allá del deseo de silenciar a Jesús.

 

Acerca del Autor

Visión Para Vivir

Visión Para Vivir es el ministerio de enseñanza bíblica de los pastores Charles R. Swindoll y Carlos A. Zazueta.

El ministerio está comprometido a la excelencia en la comunicación de las verdades de la Escritura y la persona de Jesucristo...