Ir. . . aún sin saber adónde

La Escritura menciona una frase que resalta como un anuncio de neón. Esa frase la leemos cuando el autor del libro de Hebreos habla de esa época cuando Abraham salía de su tierra natal, Ur, para irse a. . . déjeme ver . . . ¿adónde iba? ¡Abraham no sabía!

Allí se encontraba él, de unos 75 años de edad, junto con su esposa de 65 años, su anciano padre y una caravana de camellos dirigiéndose. . . a algún lugar. Hebreos 11:8 lo dice de esta forma: "Por la fe Abraham, obedeció cuando Dios lo llamó. . . fue sin saber adónde iba." Me encanta esa frase: "Ir. . . sin saber adónde iba".

En resumen, esa es una vida de fe. Ir. . . sin saber adónde. ¿Quién de nosotros no ha dado un paso de fe, dejando atrás algo seguro, alejándose de lo conocido y mirando hacia un túnel oscuro donde no parece haber una luz al final? Y sin embargo, llenos de emoción. Ir. . . aún sin saber adónde. Obedecer. . . aún sin tener la perspectiva completa. Comenzar una jornada impredecible arriesgada y sin rumbo fijo. Una que para los demás parece algo prácticamente irracional. . . aún es algo que proviene de Dios mismo.

Como seguidores de nuestro Señor, creemos que Él nos guía en una dirección específica en busca de un objetivo preciso. Su guía es clara. No necesariamente lógica o explicable, pero clara. Al menos para nosotros. Así que por pura obediencia, vamos. Empacamos nuestras maletas, nos despedimos de nuestros amigos y nos lanzamos a un futuro incierto pero con una guía segura. Qué extraño. . . sin embargo, ¡cuán típico!

No hay un cristiano que esté leyendo estas palabras y que no haya estado en esa posición. Que no haya tenido dificultad en tratar de convencer a los demás que lo que está haciendo es lo correcto. Y que haya aguantado los reproches y el consejo bien intencionado de aquellos que tratan de decirle que esa idea es una casualidad. . . mientras que otros la tacharían como algo tonto.

¿Está usted al borde de una decisión así? ¿Está el Señor aflojando sus raíces y sugiriéndole que es tiempo de dar un paso drástico de fe y de aceptar que Él dirija sus pasos a un futuro que no tiene un mapa?

Créame, yo he estado allí. Después de que Cynthia y yo nos mudamos a California, pensamos que allí viviríamos el resto de nuestras vidas. ¡Estábamos tan equivocados! Dios aflojó nuestras raíces de 23 años, amplió nuestra visión y nos llevó de regreso a Texas donde yo iba a servir como presidente del Seminario Teológico de Dallas. Durante esa época, Dios nos dirigió para plantar una iglesia en un terreno ganadero en Frisco, Texas.

Hace unos años, el Señor nos proveyó siete acres de tierra al lado de la propiedad de la iglesia y ahora el ministerio de Insight for Living y Visión Para Vivir ha empezado a construir por primera vez su cede internacional. Desde esta instalación permanente, el ministerio continuará sirviendo al Señor al ayudarnos a cumplir las palabras que Él le prometió a Abraham hace mucho tiempo:

El Señor le había dicho a Abram:

Deja tu patria
y a tus parientes
y a la familia de tu padre,
y vete a la tierra que yo te mostraré. . .
Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti». (Génesis 12:1.3)

Dos mil años después, Jesucristo, un descendiente de Abraham y el agente de la bendición de Dios para el mundo, comisionó a Sus discípulos en términos claros que hacían eco a la promesa de Dios de bendecir al mundo:

Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos». (Mateo 28:19 -20).

Debemos comprender, que el plan de Dios de “hacer discípulos de todas las naciones” no comenzó con la Gran Comisión de Jesús. Ni siquiera comenzó con la promesa que Dios le hizo a Abraham. Comenzó desde la eternidad cuando Dios "antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos (Efesios 1:4; ver también 1 Pedro 1:20).

Al leer esta edición de Vivencias, quisiera invitarle a que observe una perspectiva más amplia en los planes de Dios de hacer discípulos en el mundo. . . a través del ministerio de Visión Para Vivir. Pero más que eso, quisiera pedirle que considerara la función vital que usted puede tener en la obra de Dios. Por años he dicho que vivo sorprendido. Cada vez que pienso que he logrado entender al Todopoderoso, ¡Él me abruma nuevamente con otra de Sus sorpresas soberanas!

Me parece útil recordar la manera cómo Dios nos llama: peregrinos y extranjeros. Personas nómadas, viviendo en tiendas, disponibles, libres, dispuestos a movernos y a romper el molde. . . cuando y donde Él quiera.

Ir. . . aún sin saber adónde.

Acerca del Autor

Charles R. Swindoll

Conocido sencillamente como “Chuck” en la comunidad cristiana en todo el mundo, el pastor, maestro y escritor Charles R. Swindoll ha dedicado más de cuatro décadas a la comunicación clara de la Palabra de Dios.  Junto con una...