Liderazgo sin Ambición

Echemos un vistazo al equilibrio importante entre el liderazgo natural y espiritual. Un líder, obviamente, debe tener unas cuantas cualidades naturales dadas por Dios que hacen que otros respondan a su influencia. Al mismo tiempo, el líder cristiano debe poseer un grado significativo de devoción dirigida por el Espíritu, humilde, al Señor Jesucristo. . . . a fin de que no caiga en la categoría de una criatura ambiciosa autonombrada a quien simplemente le encantan los reflectores. Es en este punto que quiero detenerme por unos minutos.

El Dr. A. W. Tozer escribió:

Un líder verdadero y seguro con probabilidad es un individuo que no tiene el deseo de dirigir, pero es impulsado a un cargo de liderazgo por la presión interna del Espíritu Santo y la presión de la situación externa. Tales fueron Moisés, y David, y los profetas del Antiguo Testamento. Pienso que difícilmente hay un gran líder, de Pablo al día presente, que no haya sido llevado por el Espíritu Santo a la tarea, y comisionado por el Señor de la iglesia para llenar un cargo que lo apasionaba muy poco. Pienso que se puede aceptar como regla bastante confiable que el hombre que tiene la ambición de dirigir queda descalificado como líder.¹

Los líderes espirituales, como ve, no se hacen por voto de la mayoría o decisiones eclesiásticas, ni conferencias o sínodos. ¡Solo Dios puede hacerlos!

Porque ni de oriente ni del occidente,
Ni del desierto viene el enaltecimiento.
Sino que Dios es el juez;
A uno humilla y a otros ensalza (Salmo 75:6-7).

Esto quiere decir, entonces, que Dios considera responsabilidad de Él el preparar, cultivar, entrenar y promover a ciertas personas a los lugares de liderazgo. Este es asunto de Él, y no nuestro. Escuchen Jeremías 45:5:

¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques . . .

Que esas palabras nunca se olviden. Vivimos en la era de hazlo tú mismo. Estamos programados para pensar en términos de promoción, publicidad, imagen pública y apelación. Tales cosas comercializan el ministerio y abundan en técnicas de espectáculo . . . O, para usar las palabras de Pablo:

andando con astucia, . . . adulterando la palabra de Dios,  . . . nos predicamos a nosotros mismos . . .

¿Me dirijo a alguien que es talentoso, capaz, calificado para dirigir, pero Dios todavía no lo ha promovido? Permítame advertirle del peligro de la ambición egoísta. Calladamente y de maneras sutiles usted puede manipular a otros para que lo noten, para que se impresionen con usted. El narcótico barato de la ambición puede amortiguar el dolor de su conciencia interna . . . pero usted puede remontar la cresta de la fama de cosecha propia sólo por un momento. Al final, ay, muerde como serpiente.

Las palabras de Salomón vienen bien:

Pues los caminos del hombre están delante de los ojos del Señor,
Y Él observa todos sus senderos.
De sus propias iniquidades será presa el impío
y en los lazos de su pecado quedará atrapado (Proverbios 5:21-22).

Permítanme terminar con una nota positiva. Dios sabe lo que se propone. Si usted ha sido enviado a la banca, y está fuera de acción por un tiempo, Él sabe lo que está haciendo. Usted simplemente manténgase fiel . . . manténgase flexible . . . manténgase disponible . . . manténgase humilde, como David con sus ovejas (¡incluso después de haber sido ungido rey!). Aprenda bien sus lecciones en el salón de clases de la oscuridad. Dios le está preparando como Su flecha escogida. Por ahora su flecha todavía está escondida en su aljaba, en las sombras . . . pero en el momento preciso en el cual ejercerá su mayor efecto, Él le seleccionará y le lanzará al lugar para el cual Él lo ha designado.

1. Tomado de A. W. Tozer en “The Reaper,” febrero 1962, p. 459, según se cita en J. Oswald Sanders, Spiritual Leadership (Chicago: The Moody Bible Institute, 1980), 35-36. Usado con permiso.

Tomado de Charles R. Swindoll, Growing Strong in the Seasons of Life (Grand Rapids, Mich.: Zondervan Publishing House, 1983) 388-389. Copyright © 1983 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados todos los derechos.

Acerca del Autor

Charles R. Swindoll

Conocido sencillamente como “Chuck” en la comunidad cristiana en todo el mundo, el pastor, maestro y escritor Charles R. Swindoll ha dedicado más de cuatro décadas a la comunicación clara de la Palabra de Dios.  Junto con una...