Palabras Para Vivir

17 Noviembre 2017

Apertura con Dios
por Charles R. Swindoll

Salmos 142

La oración emocional y cruda de David en el Salmo 142 se demuestra claramente por las palabras que utilizó. Dentro de la cueva de Adulam, el atribulado futuro rey luchaba con la depresión y daba alaridos al cielo.

Solía preguntarme por que necesitamos expresar palabras mientras orábamos si Dios conoce todos nuestros pensamientos (Salmos 139: 4). Entonces un día me encontré con el pasaje de Oseas 14:1-2.

¡Vuelve, oh Israel, al Señor tu Dios; porque por tu pecado has caído!  Tomen con ustedes estas palabras y vuelvan al Señor. Díganle: “Quita toda la iniquidad y acéptanos con benevolencia; te ofrecemos el fruto de nuestros labios.

¿Notó el mandato del profeta? Él les dice que "tomen con ustedes estas palabras". Decirle a Dios nuestros pensamientos más perturbadores y expresarle nuestros sentimientos más profundos mediante palabras son formas efectivas de terapia. Nos ayuda a exponer esos sentimientos depresivos, por así decirlo, sacarlos de la prisión de nuestro ser. David hizo exactamente eso. Él "tomó consigo sus palabras" y habló de su depresión.

En el segundo versículo del Salmo 142, David habla abiertamente con Dios acerca de su problema.

Delante de él derramo mi lamento; delante de él expreso mi angustia.

La palabra, "angustia" proviene de una expresión hebrea que significa estar atado, restringido o en un lugar angosto. Es similar a lo que decimos en la actualidad: "estar entre la espada y la pared". Cuando David dice que él expresa su angustia, está dando a entender que él no quiere esconder nada delante de Dios.

Así se leería una paráfrasis de estos versículos: "Con alaridos clamo a Dios; le imploro su favor. Delante de él derramo mi queja, le presentó a él mi angustia porque quiero que la conozca".

¿Es usted  totalmente honesto con Dios acerca de cómo se siente y lo que está experimentando? ¿Es usted específico acerca de su situación? Él desea ser su amigo más íntimo, su consejero más querido. Él desea que usted no le esconda nada a Él. Desafortunadamente, muchas personas que sufren batallas duraderas contra la depresión no expresan lo que les está afectando. Algunos, ni siquiera pueden articular los pensamientos que les causan dolor, hostilidad o sufrimiento. La mayoría se los guardan para sí mismos y dicen muy poco. David habló abiertamente de su angustia.

Afirmando el alma
La depresión con frecuencia hace que la víctima trate de aislarse de todos y hasta de Dios. Si usted tiene problemas para orar, pídales ayuda a sus amigos. Tome la iniciativa y pídales a sus amigos que le rodeen literalmente y oren por usted constantemente. Escuchar las oraciones de sus amigos cambiará su perspectiva.

 

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.