Palabras Para Vivir

La Crisis Inspira Oración
por Charles R. Swindoll

Nehemías 1:11

Te ruego, oh Señor, que tu oído esté atento ahora a la oración de tu siervo y a la oración de tus siervos que se deleitan en reverenciar tu nombre. —Nehemías 1:11

En el año 1968, en un vuelo que se dirigía hacia Nueva York— normalmente un vuelo rutinario y aburrido. Al comenzar el descenso del avión, el piloto se dio cuenta que el tren de aterrizaje no respondía. Su avión tenía poca gasolina. Viendo que no había muchas posibilidades, les dijo a los pasajeros que colocaran sus cabezas entre sus rodillas y agarraran sus tobillos para prepararse para el impacto.

Entonces, antes de aterrizar el piloto anunció por el intercomunicador: «Estamos comenzando el descenso final. En este momento, según el Código de Aviación Internacional establecido en Ginebra, es mi obligación informarle de que si usted cree en Dios, debe comenzar a orar». ¡Eso es exactamente lo que dijo!

Me alegra decirle que el avión aterrizó sin ayuda del tren pero sin ningún problema. Nadie salió lesionado y aparte de un gran daño físico al avión, la aerolínea apenas recuerda el incidente.

Sorprendente. Lo único que puso al descubierto esa «regla secreta» fue una crisis. La sociedad, solamente cuando se encuentra contra la pared, pendiente de un hilo, con todas las rutas de escape cerradas… es entonces cuando abre la opción de reconocer que tal vez Dios está allí y que «si usted cree… debe comenzar a orar».

No hay nada mejor que una crisis para exponer el verdadero fundamento de un alma… de cualquier alma. Podemos enmascararla, ignorarla o intentar fingir sofisticación o una negación  intelectual. . . pero quite el cojín de la comodidad, remueva el sello de seguridad, interponga la amenaza de muerte sin remover el pánico del momento en la gente, y es muy probable que la mayoría en las filas de la humanidad «comenzará a orar».

Adaptado de el libro por Charles R. Swindoll, Responde a Mi Clamor (Worthy Latino, Una división de Worthy Media, Inc., Brentwood, TN, 2014). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.