Palabras Para Vivir

12 Marzo 2018

La Cura para las Decepciones
por Charles R. Swindoll

Gálatas 5:13
Gálatas 15

Hay una mosca en la sopa de la decepción. Nosotros la hemos puesto allí. De modo que no hay nadie más a quien culpar sino a nosotros mismos. Deténgase a pensarlo un momento. ¿Qué es lo que hace que nos decepcionemos? Que nosotros ya lo teníamos figurado en nuestras mentes y habíamos anticipado cierto resultado o una respuesta que nunca se materializó.

Debemos ver con honestidad a aquella cosa que inevitablemente nos llevan a la decepción: Nuestras expectativas. Erigimos imágenes mentales irreales, injustas o parciales. Esas imágenes se convierten en nuestro enfoque interno, rígido y tradicionalmente sostenidas.

Sin espacio para la flexibilidad de parte de la otra persona (sin dejar lugar para el cambio circunstancial o las sorpresas), decidimos la forma en que las cosas deben ser. Y cuando no suceden así, nos desalentamos o nos quejamos, o hacemos ambas cosas.

El resultado es trágico. El radio de nuestra tolerancia se reduce inmensamente. Nuestra disposición de aceptar las imperfecciones de los demás o de ver circunstancias diferentes es inaceptable. Y lo peor de todo es que la espontaneidad de una amistad se fractura. Esa cadena de obligaciones, compuesta con los eslabones de las expectativas, nos ata al calabozo de la decepción.

Necesitamos darnos suficiente espacio unos a otros. Espacio para reaccionar de diferentes formas. Esto requerirá que nos despojemos de nuestra lista de expectativas. También significa que debemos dejar de anticipar lo ideal y comenzar a vivir con lo real, lo cual siempre viene empañado de fracasos, imperfecciones y hasta errores. Así que en vez de devorarnos unos a otros, sirvámonos unos a otros (Gálatas 5:13, 15).

No conozco una mejor forma de acabar con las moscas que esparcen la enfermedad de la decepción que el servicio.

Adaptado de el libro por Charles R. Swindoll, Responde a Mi Clamor (Worthy Latino, Una división de Worthy Media, Inc., Brentwood, TN, 2014). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.