Palabras Para Vivir

11 Abril 2018

Dondequiera que Él Dirija
por Charles R. Swindoll

Hebreos 11:8

Abraham recibió el desafío de decir adiós a lo conocido y salir de su pueblo, Ur. ¿A dónde iba? ¡Ni él no lo sabía!

Ahí estaba, un hombre de casi setenta y cinco años subiendo maletas en una caravana de camellos, junto con su esposa y familia en dirección a. . .  algún lugar. Hebreos 11:8 lo dice de esta forma: «Por la fe Abraham, al ser llamado, obedeció, saliendo. . .  sin saber adónde iba».

Recuerdo un importante hombre de negocios cristiano que dejó un trabajo que le ofrecía un salario de seis dígitos, para adentrarse en una nueva carrera sin ningún entrenamiento o experiencia. Le pregunté: ¿por qué estás haciendo esto? Con una seguridad increíble él respondió: «Una sola palabra—Dios». Han sido pocas las personas que he visto tan confiadas y a la vez tan realizadas que él. ¿Se encuentra usted al filo de una decisión así? ¿Está el Señor desatando las cuerdas de su tienda de campaña, sugiriéndole que es el momento de dar un paso drástico de fe—contando con Él para que dirija sus pasos a través de un futuro que no parece tener un mapa tangible? ¡Qué bien! Pero, antes de que salte, este seguro de cuatro cosas:

• Asegúrese que sea el Señor el que lo está dirigiendo.
• Asegúrese que la decisión que está tomando no contradiga la Escritura.
• Asegúrese que su motivación sea pura y sin egoísmo.
• Asegúrese que ese salto de fe no vaya a dañar a otras personas o su testimonio.

Es útil recordar que Dios nos llama «peregrinos y extranjeros» (Hebreos 11:3). En otras palabras, personas nómadas, que viven en tiendas de campaña, sueltas y dispuestas, listas para caminar en cualquier momento, dispuestas a romper el molde—cuando sea y donde sea que Dios dirija. A pesar de las circunstancias.

Adaptado de el libro por Charles R. Swindoll, Responde a Mi Clamor (Worthy Latino, Una división de Worthy Media, Inc., Brentwood, TN, 2014). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.