Palabras Para Vivir

1 Agosto 2017

Maltratado, acusado erróneamente y calumniado
por Charles R. Swindoll

Salmos 26

Si me pidiesen que le diera un título popular a esta canción le llamaría: "Cómo hacer lo correcto cuando te han hecho daño".

A todos nos han hecho daño en algún momento, ¿no es cierto? Pero quizás eso describa su circunstancia hoy. Tal vez se encuentra en una situación de trabajo intolerable; un cónyuge, un padre o un hijo que se aprovecha injustamente de usted aun cuando usted le ha tratado bondadosamente; un amigo que se ha vuelto en contra suya debido a un malentendido por algo que usted hizo y que no tenía ninguna mala intención. Tales sentimientos se roban nuestra paz de una manera tan drástica que nos preguntamos si podemos seguir adelante.

Cualquiera que sea el maltrato que usted tiene que enfrentar, acepte por favor esta exhortación: No se llene de amargura y no permita que ella socave su relación con Dios.

David menciona en los primeros renglones de esta composición antigua que él ha sido víctima de un trato inmerecido pero también menciona su determinación de confiar en su Señor sin vacilación. Lea nuevamente el primer versículo pero esta vez hágalo lentamente y analice el sentimiento del compositor:

Hazme justicia, oh Señor,
porque yo en mi integridad he andado.
Asimismo, he confiado en el Señor;
no vacilaré.

La frase, "no vacilaré" es una frase descriptiva. El término en hebreo significa resbalar, tambalear o sacudirse. David dice que a pesar del doloroso afán de maltrato, él mantuvo la determinación de confiar en su Dios y no dejarse aplastar por la carga del maltrato. Eso explica por que comienza el Salmo  con tal clase de ruego: "Hazme justicia, oh Señor". ¿Se da cuenta? Él admite honestamente que no había hecho algo para merecer este maltrato; y aunque él no era perfecto, él estaba caminando en integridad. Allí no hay arrogancia; él sencillamente estaba expresando un hecho ante su Dios. En las siguientes estrofas, se muestran las resoluciones específicas que lo mantuvieron firme mientras enfrentaba esos ataques injustos.

Afirmando el alma
Recuerde la última vez que usted fue maltratado, acusado o  injustamente calumniado sin que usted haya hecho algo malo. ¿Cómo reaccionó usted? ¿Su reacción hizo que el problema se resolviera más fácilmente o fue peor? ¿De qué forma eso afectó su relación con Dios?

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.