Palabras Para Vivir

Un Ministerio de Estímulo
por Charles R. Swindoll

Lamentaciones 3:55-57

Su verdadero nombre era José pero todos le llamaban Bernabé, «hijo de consolación». No es de extrañarse por qué. Cuando la nueva congregación perseguida de Jerusalén se encontraba contra la pared y en dificultades financieras, Bernabé vendió parte de su terreno y lo donó al ministerio (Hechos 4: 32-37). A eso le podemos llamar un estímulo de las finanzas.

Tampoco tuvo miedo de pararse al lado de un nuevo cristiano al cual la mayoría miraba con sospecha. Bernabé trajo a Saulo de Tarso a Antioquía y le dio el apoyo con el cual impulsaría su liderazgo (Hechos 11: 22-26). A eso le podemos llamar un estímulo de compañerismo.

Cuando Pablo y Bernabé estaban por comenzar otro viaje misionero, hablaron de la posibilidad de traer a Juan Marcos, un joven que anteriormente y usando las palabras de Pablo, «había desertado» (Hechos 13:13;15:38). Pablo rehusó llevarlo, pero Bernabé se mantuvo firme, creyendo en el carácter de Juan Marcos, a pesar de lo que había ocurrido antes. Ambos se separaron debido a la discusión, y Bernabé continuó el viaje con Juan Marcos, ejemplificando así un estímulo a pesar del fracaso.

Todos necesitamos que nos estimulen en la actualidad. ¿Conoce usted a alguien que necesita un estímulo financiero? ¿Un estudiante? ¿Una pareja joven? ¿Un siervo olvidado de Dios? ¡Estimule generosamente!

¿Qué tal alguien que deba ser promovido a un lugar donde pueda ser más útil pero necesita su apoyo? ¡Apóyelo! Échele le mano. Defienda su carácter. Esa persona necesita su compañerismo.

Luego tenemos los fracasos. Sí, fallaron. Pero ¿es usted lo suficientemente grande como para extender una mano de estímulo y amor? Eleve a esa persona por encima del fracaso usando palabras de estímulo. Vale la pena. Le ayudó a Juan Marcos. ¿Cómo lo sé? Después de esos viajes él escribió el Evangelio de Marcos y años después, el mismo Pablo lo manda a llamar admitiendo que Juan Marcos era un hermano útil para él (2 Timoteo 4:11).

¡Cuán esencial es el ministerio del estímulo!

Adaptado de el libro por Charles R. Swindoll, Responde a Mi Clamor (Worthy Latino, Una división de Worthy Media, Inc., Brentwood, TN, 2014). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.