Palabras Para Vivir

5 Octubre 2017

Una respuesta pública
por Charles R. Swindoll

Salmos 116

El Salmo 116, un lamento de dolor y sufrimiento, da un giro positivo cuando el compositor decide la forma en que va a reaccionar con respecto a la liberación del Señor. Él ha prometido compartir la historia del rescate de Dios; y ahora toma la determinación de hacer algo más con ese anuncio público.

Cumpliré mis votos

Cumpliré mis votos al Señor
delante de todo su pueblo. (v. 4)
Cumpliré mis votos al Señor
delante de todo su pueblo
en los atrios de la casa del Señor,
en medio de ti, oh Jerusalén.
¡Aleluya!
(vv. 18-19)

Un voto es una promesa solemne que usted hace delante de Dios. Los votos que se encuentran en la Biblia son cosa seria. A propósito, también he notado que los votos bíblicos siempre son voluntarios pero una vez que han sido hechos, Dios los hace obligatorios. Puede que nosotros olvidemos nuestros votos hoy, pero Dios no lo hace.

El salmista menciona que él puede mostrar su gratitud al Señor cumpliendo sus promesas y preferiblemente ante el público. Recientemente descubrí un pasaje excelente de la Escritura que habla acerca de los votos.

No te precipites con tu boca ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios. Porque Dios está en el cielo y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. Cuando hagas un voto a Dios no tardes en cumplirlo; porque él no se complace en los necios. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, a que prometas y no cumplas. No dejes que tu boca te haga pecar ni digas delante del mensajero que fue un error. ¿Por qué habrá de airarse Dios a causa de tu voz y destruir la obra de tus manos? (Eclesiastés 5:2-6)

¿Ve lo serio que es? La Biblia dice que es mejor no hacer ningún voto antes que hacerlo y no cumplirlo. Cuando usted cumple sus votos, usted está honrando a Dios.Cuando rompe sus votos, usted está dándoles más municiones a los enemigos de Dios. El salmista tomó la determinación de mostrar su gratitud públicamente por medio del cumplimiento de sus votos.

Afirmando el alma
¿Qué promesa le ha hecho usted al Señor o a los demás? Un voto puede ser un acuerdo verbal, un contrato escrito, un compromiso implícito de terminar algo o alguna otra actividad que tenga que ver con su función. ¿Qué puede hacer usted esta semana para cumplir sus promesas?

 

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.