Palabras Para Vivir

7 Octubre 2017

Se necesita más
por Charles R. Swindoll

Salmos 119

Entusiasmo, una palabra interesante. Se deriva de dos términos griegos, "en" que significa dentro o en y "theos" que significa Dios. La unión de ambos términos conlleva la idea de estar inspirado. En el sentido original de la palabra, una persona estaba tan sobrecogida con la presencia de Dios, que apenas podía contener su emoción. Eso tiene sentido. La verdad de Dios cuando se aplica a nuestras circunstancias causa una explosión de entusiasmo como ninguna otra cosa.

Una nueva casa, un bote, un auto o ropa fina son cosas que nos dan una "emoción" temporal y digo temporal porque se acaba cuando nos llegan los recibos de pago. Un nuevo empleo siempre es emocionante pero con el tiempo pierde su chispa. Un nuevo cónyuge nos hace sentir "en las nubes" hasta que el trajín diario comienza a erosionar los recuerdos divertidos de la luna de miel. Con el tiempo, todas esas cosas nos hacen sentir culpables, decepcionados o desilusionados y en algunos casos hasta aburridos. Necesitamos algo más que lo que el mundo puede proveernos, algo que tenga sustancia. Necesitamos a "Dios dentro".

El Salmo 119 es la canción más larga del antiguo himnario. Es una canción que está llena de afirmaciones de entusiasmo "Dios dentro". Una y otra vez, el salmo afirma el valor de tener la Palabra de Dios en nuestras vidas. Ese tema resuena con fuerza al ritmo de la música. Estrofa tras estrofa anuncia el gozo, la nueva motivación, los beneficios únicos del libro de Dios en nuestra vida. Hablemos de toda la canción antes de concentrar nuestra atención en unas pocas estrofas.

El pasaje y su patrón

Esta es la canción más larga. No solo eso, también es el capítulo más largo de toda la Biblia compuesto por ciento setenta y seis versículos.

No hay otro capítulo en la Biblia que se le asemeje en tamaño.

La canción tiene una característica poco común que solo puede apreciarse en el idioma hebreo. La mayoría de las biblias siguen la estructura original de la canción dividiéndola en veintidós secciones de ocho versículos cada una. Cada sección tiene un título tal como "Alef", "Bet", "Gimel", etc. Estas palabras en realidad no son palabras sino más bien las letras que conforman alfabeto hebreo. El alfabeto hebreo contiene veintidós letras y eso explica por que la composición de la canción se divide en veintidós secciones. Dentro de cada sección de este himno antiguo, cada verso comienza con la misma letra hebrea. En otras palabras, todos los ocho versículos de la sección de "Alef" comienzan con la letra "Alef". Esa estructura poética llamada acróstico hace que la canción sea más fácil memorizar.

El tema de todo el salmo es la Palabra de Dios. Son pocos los versículos en este salmo que no hablan de las Escrituras. El compositor emplea varios sinónimos para referirse a la Escritura a través de toda la canción. Algunos de ellos son:

Palabra
Ley
Caminos
Senderos
Preceptos
Testimonios
Juicios
Estatutos
Mandatos
Ordenanzas

El propósito del salmo es alabar a Dios por su palabra y luego demostrar cómo debemos comportarnos en relación a la Escritura. Una versión antigua alemana de la Biblia coloca la siguiente descripción en el encabezado del Salmo 119: "Este es el abecedario dorado de la alabanza, el amor, el poder y el uso de la Palabra de Dios".

Afirmando el alma
Intentar lograr un objetivo sin tener entusiasmo es como intentar correr una carrera con pesas atadas a la cintura. ¿Qué asuntos o dificultades está usted arrastrando? Para ayudarle a identificar lo que está acabando con su entusiasmo, piense en una actividad o responsabilidad y después llene los espacios en blanco. Eso le puede mostrar esas situaciones que le están drenando el entusiasmo.

Yo disfrutaría si ______________no______________ pesara tanto en mi mente.

Por ejemplo: "Yo disfrutaría criar a mis hijos si el temor al fracaso no pesara tanto en mi mente". Identifique tantos asuntos como pueda.

 

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.