Palabras Para Vivir

12 Junio 2018

Seamos Ilógicos
por Charles R. Swindoll

Eclesiastés 3:17

Al justo y al malvado los juzgará Dios, pues hay un tiempo pa ra toda obra y un lugar pa ra toda acción. —Eclesiastés 3:17

Disculpe la forma en que esto suena, pero la lógica de Dios a veces parece un poco extraña. Sé que nadie lo quiere admitir, pero todos lo pensamos.

Su lógica parece ilógica. Haga una pausa y piense en esto antes de desecharlo pensando que es algo herético. ¿Qué otra respuesta hay para esos eventos que desafían la explicación?

Nos preguntamos ¿por qué algunos bebés nacen saludables y otros con necesidades especiales? ¿Por qué un joven saludable y piadoso se enferma de cáncer? ¿Y qué le parece esa gran cantidad de charlatanes religiosos que hacen lo que quieren? ¿O la brutal exterminación de seis millones de judíos en la Segunda Guerra Mundial? Y la injusticia de ver un precioso niño golpeado por una madre o un padre borracho.

¿No se hace usted esas preguntas? Nada de ello «tiene sentido».

Tal vez lo que le sorprenda que le diga esto, pero no se supone que tengamos las respuestas a esas preguntas. ¿Por qué? Porque nuestra comprensión es humana… es limitada… es finita.

Operamos en una dimensión totalmente diferente a la de nuestro Señor, que no conoce limitaciones. Nuestra percepción es en el aquí y ahora. La percepción de Dios es eterna. Nosotros juzgamos en base a lo temporal; el juzga en base a lo eterno. Nosotros queremos que cada pieza encaje en ese rompecabezas que llamamos justicia y equidad. Pero no Dios. Su lógica es inescrutable, sin posibilidad de búsqueda— y tal como le dije, es ilógica.

Entonces, lo que debemos hacer es aceptar más que tratar de explicar. Confiar más que tratar que todo encaje y tenga sentido. Es útil recordar que cada generación solo tiene algunas de las piezas del rompecabezas, ninguna de las cuales embona con la otra. Así que deje de intentar encontrarle una explicación a todo.

Seamos ilógicos acerca de la vida, para variar. De otra forma, estamos intentando jugar a ser Dios y nosotros no tenemos ni una pizca de omnisciencia.

 

Adaptado de el libro por Charles R. Swindoll, Responde a Mi Clamor (Worthy Latino, Una división de Worthy Media, Inc., Brentwood, TN, 2014). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.