Palabras Para Vivir

13 Junio 2018

Todos actuamos medianos
por Charles R. Swindoll

1 Pedro 5:5-6

Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos a los mayores; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo. —1 Pedro 5:5-6

Unos niños trabajaron arduamente en su casa de cartón. Iba a ser un lugar especial—una especie de casa club donde podían reunirse y divertirse. Un día, al pensar en las reglas, ellos sugirieron tres bastante peculiares: «Nadie actúa grande. Nadie actúa pequeño. Todos actuamos medianos».

Solo «actúe mediano». Sea confiable, honesto, reflexivo y realista. Sin importar su posición elevada o la gran cantidad de honores, grados o logros que tenga, siga siendo usted mismo. Deshágase de cualquier idea que le haga pensar que usted merece alguna clase de reconocimiento especial por un trabajo bien hecho. Piénselo, ¿para quién lo hizo de todas maneras? Si lo hizo para Dios, Él tiene una cantidad infinita de formas invisibles de recompensarle. Si lo hizo para llenar su ego, no es de extrañarse por qué está buscando la gloria. Ciertamente es fácil buscar los elogios, ¿cierto?

Recuerde lo que Salomón escribió: «Que te alabe el extraño, y no tu boca; el forastero, y no tus labios». (Proverbios 27:2). ¿Qué significa eso? Significa no buscar el elogio por algún logro envidiable. Significa rehusar el aplauso y más bien sorprenderse cuando ocurra.

Una advertencia final. No intenté fingir. La falsa humildad huele peor que el podrido engaño. La respuesta no es intentar parecer indigno o causar lástima sino apreciar los logros de los demás, reconocer las contribuciones o habilidades de los demás y decirlo. Esa es una forma de servir a los demás en amor… al igual que Cristo.

¿Ya memorizó la regla? «Nadie actúa grande. Nadie actúa pequeño. Todos actuamos medianos». Un gran consejo que viene de una casa de cartón llena de niños, quienes por cierto, son muy buenos para practicar lo que predican.

Adaptado de el libro por Charles R. Swindoll, Responde a Mi Clamor (Worthy Latino, Una división de Worthy Media, Inc., Brentwood, TN, 2014). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.