Testimonio de Marlene M. de Quito, Ecuador

Desde que yo escucho los mensajes de los pastores mi vida cambió un 90%. Los felicito porque gracias a ustedes mi hogar se ha restablecido junto a mi familia; somos distintos. Que Dios me los guarde siempre y que les siga dando sabiduría para que mucha gente como yo cambien su vida  .

Marlene M.
Quito, Ecuador