Palabras Para Vivir

De la boca de los niños
por Charles R. Swindoll

Proverbios 1:20-33

Las reprensiones divinas no se limitan a la Escritura. Aun cuando la Escritura es el instrumento principal que Dios utiliza para comunicarse con nosotros, Él utilizará cualquier medio necesario para llamarnos la atención si no vamos en la dirección correcta. En otras ocasiones, las reprensiones vienen de manera verbal por parte de aquellos que se preocupan por nosotros: nuestros padres, amigos, hijos, cónyuges, jefes, vecinos, maestros, entrenadores, etc. Considere las siguientes reprensiones:

  • De los niños: “Papá, te ausentas demasiado” o “Mamá, te has vuelto muy impaciente”.
  • De un jefe: “No estás mostrando el mismo entusiasmo que antes tenías” o “Has estado llegando tarde al trabajo últimamente”.
  • De los amigos: “¿Te pasa algo? Tienes una actitud muy negativa”.
  • De la esposa: “No pareces muy feliz últimamente. Tu tono de voz ha cambiado.”

Las reprensiones no son siempre verbales. Algunas veces, las reacciones no verbales a nuestro comportamiento pueden representar un claro “¡Basta!”. Las consecuencias de nuestro comportamiento pueden indicar que “uno cosecha lo que siembra”. Es más, si ponemos atención, hasta podemos ver nuestro propio carácter reflejado en la forma de actuar de los demás.

Todos nosotros tenemos ciertos aspectos de carácter que necesitan atención. Ignorarlos significa desobediencia y esa decisión puede traer consecuencias devastadoras. Enfrentar nuestra debilidad nos ayuda a aprender y a madurar. Haga una pausa y analice la siguiente lista de rasgos de carácter. Subraye aquellas características que hablan a su conciencia.

Vigilancia

Discernimiento

Amor

Sinceridad

Apreciación

Disciplina

Lealtad

Sumisión

Compasión

Eficiencia

Objetividad

Tacto

Confidencialidad

Entusiasmo

Paciencia

Deseo de aprender

Consistencia

Flexibilidad

Paz

Minuciosidad

Cooperación

Gentileza

Puntualidad

Consideración

Cortesía

Honestidad

Dominio Propio

Tolerancia

Creatividad

Humildad

Sentido del humor

Comprensión

Confianza

Iniciativa

Sensibilidad

Generosidad

 

Reflexión
Examine los rasgos del carácter que subrayo. Por cada uno de sus rasgos, piense en un ejemplo específico cuando su comportamiento afectó o daño a alguien. Escriba una disculpa a cada persona y dedique tiempo a enmendar esa relación. No lo posponga, (esta es otra reprensión).

Adaptado del libro, Viviendo los Proverbios  (Editorial Mundo Hispano, 2014). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2018 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.