¿Quién escribió el libro?

El libro de Jonás, escrito principalmente en tercera persona, no nombra de manera explícita al profeta como el autor de su propio relato, pero no tenemos ninguna razón para dudar de la inspiración, o de la veracidad histórica del libro. Identificado en Jonás 1:1 como hijo de Amitai, el profeta Jonás era de un pueblo llamado Gat-hefer, que estaba cerca de Nazaret, en el área que posteriormente llegó a ser conocida como Galilea (2 Re 14:25). Esto hace que Jonás sea uno de los pocos profetas que fueron de Israel, el reino del norte.

¿Dónde nos encontramos?

Durante los años en que Jonás fue profeta, Israel se destacaba entre las naciones en cuanto a lo político, pero las cosas se hallaban inestables en cuanto a lo espiritual. El reinado de Jeroboam II (793–753 a. C.), un rey malvado, vio la expansión de las fronteras de Israel hasta su extensión más grande desde la época de Salomón. La prosperidad creciente dio lugar a una cultura materialista que prosperaba a base de la injusticia hacia los pobres y oprimidos, y esto fue lo que inspiró uno de los mensajes clave de Amós, uno de los contemporáneos proféticos de Jonás.

Sin embargo, en lugar de instruir a Jonás a profetizar a su propio pueblo, Dios lo comisionó para que fuera a Nínive, una ciudad asiria. Al principio, Jonás no estaba dispuesto a hacer el viaje hacia el nororiente para entregar el mensaje de Dios, por lo que se fue en dirección contraria hacia el punto más occidental que conocía: Tarsis, probablemente ubicada en lo que es hoy España. Después de que Dios logró girar a Jonás hacia la dirección correcta, el profeta obedientemente profetizó al pueblo de Nínive en el tiempo en que Asur-dan III (772–754 a. C.) estaba en el trono de Asiria. Aunque por algún tiempo Asiria había tenido una débil condición política, para la época de Jonás su crueldad hacia los cautivos y otros indeseables era muy conocida en Israel, y eso creó una necesidad obvia para el mensaje de arrepentimiento que traía Jonás.

¿Por qué es tan importante Jonás?

El mensaje profético de Jonás a los asirios es un ejemplo del interés que tiene Dios de que todas las naciones de la tierra se alejen de su pecado y la adoración de ídolos, y que lo reconozcan como el único Dios verdadero. En el Nuevo Testamento, Jonás es uno de solo tres profetas escritores a quienes Jesús mencionó por nombre durante Su ministerio terrenal (los otros son Isaías y Daniel). Además, Jonás recibió más que una simple mención. De hecho, Jesús se identificó con la jornada de tres días que tuvo el profeta en el vientre del gran pez, haciendo referencia a eso como un presagio de Su propia muerte, cuando pasaría tres días «en el corazón de la tierra» antes de Su resurrección (véase Mt 12:39-41). La identificación de Jesús con Jonás, precisamente en el punto más bajo de la vida del profeta, hace eco con el libro de Hebreos cuando dice que «era necesario que en todo sentido él [Jesús] se hiciera semejante a nosotros, sus hermanos, para que fuera nuestro Sumo Sacerdote y fiel y misericordioso, delante de Dios» (Hb 2:17). El libro de Jonás se mantiene como un vínculo importante en la cadena profética, dando a los lectores una imagen de la muerte y resurrección de Cristo, cientos de años antes de que estos acontecimientos ocurrieran.

¿Cuál es la idea principal?

Aunque había recibido el llamado de Dios, Jonás no pudo ver más allá de su propio deseo egoísta de que el castigo divino cayera sobre los asirios (Jon 4:3). ¿Cómo podía Dios decirle que llevara el mensaje de juicio al pueblo, y luego simplemente tener misericordia de ellos cuando se arrepintieran? Antes de que Jonás pudiera transmitir su mensaje, tenía que ser quebrantado. Tenía que aprender algo acerca de la misericordia del Señor. A través de su huida a Tarsis, de su lanzamiento por la borda, de su tiempo dentro del gran pez, y la lección práctica de la vid y el gusano, la vida de Jonás demuestra, de una manera poderosa, que la salvación viene del Señor (Jon 2:9) y que, debido al poder supremo de Dios, solamente Él decide dónde derramar Su salvación y Su misericordia.

¿Cómo aplico esto?

¿Te has encontrado alguna vez peleando contra Dios, cuando tus deseos te jalan para un lado y los deseos de Dios te jalan hacia otro? Jonás se encontró en esa misma condición, pero por un tiempo sus deseos ganaron a los de Dios, o eso era lo que él creía. Como lo vemos con frecuencia en nuestras vidas, Dios cumplió Sus propósitos a través de Jonás aun cuando eso implicó aplicarle una fuerte dosis de humildad a un corazón orgulloso y renuente.

Si bien al final Jonás obedeció a Dios y proclamó Su mensaje, su historia no termina allí. Jonás profetizó a Nínive, pero no sentía alegría al hacerlo (Jon 4:1). Aquí encontramos otra lección para nuestras vidas: alinear nuestros deseos con los de Dios siempre es un proceso. El hecho de que cumplamos externamente la voluntad de Dios no quiere decir que nuestros corazones estén alineados con el Suyo. Dios deseaba las acciones y el corazón de Jonás. Él desea los nuestros también.

Artículos Relacionados

Que se ponga en pie el anticristo

2 de febrero, 2023

Los símbolos exóticos y extraños que se usan para describir a la bestia en Apocalipsis 13 no solo son características que dan miedo para ilustrar el carácter monstruoso del anticristo. La visión de la bestia se saca de imágenes específicas del libro de Daniel para comunicar la realidad de este dictador de los últimos tiempos.

Un Cuarteto Profético

1 de febrero, 2023

Dios lleva un registro no solo de los que se han ido antes que nosotros, sino también los que vendrán después que nosotros, incluyendo a los cuatro grupos de personas de este pasaje.

Su testimonio personal

5 de enero, 2023

Uno de los métodos de evangelización que ha sido reconocido a través del tiempo y que produce resultados es que usted comparta su testimonio personal. Puede ser que la persona escéptica niegue la doctrina que usted sostiene o que ataque a su iglesia, pero en realidad él o ella no puede ignorar el hecho de que la vida suya ha sido transformada. Puede ser que la persona escéptica tape sus oídos ante las prédicas del pastor o los ruegos del evangelista, pero la misma persona se siente atraída a una historia de interés personal sobre cómo usted llegó a tener paz en su ser interior.

Una temporada para acercarse a Él

7 de noviembre, 2022

Cuando el papel de regalo esté en la basura y la escena de la natividad esté de nuevo en una caja guardada y la familia haya dicho adiós y la casa se sienta vacía de nuevo al igual que usted. . . Hay una Persona que está esperando para llenar su corazón y renovar su esperanza. Él estuvo ahí el 24 de diciembre y estará ahí el 26 de diciembre.

Relevancia

4 de octubre, 2022

El evangelio no debe ser cambiado, no es nuestro para que le hagamos ajustes. Pero sí debe penetrar de manera cortante en cada generación como una espada resplandeciente, afilada en la piedra de la Escritura, templada en el horno de la realidad y la necesidad.

Al final Dios gana. . . ¡y nososotros también!

6 de septiembre, 2022

Al final, ¡Dios gana! Jesús es el ganador indiscutible. Su historia es la mejor historia con final feliz. . . y esta historia se vuelve nuestra historia cuando creemos. Él es la esperanza de la humanidad y las mejores noticias que podamos compartir.

¿Qué significa «confiar en Dios»?

2 de agosto, 2022

Él es la respuesta a mi lucha con la confianza, cuando sigo Su llamado a confiar descubro que Su carácter se fortifica con honestidad, imparcialidad, fidelidad, veracidad y justicia.

Por qué adoramos a Aquel que no comprendemos

2 de agosto, 2022

En tiempos en los que estar por delante de otros y la intimidación humana se han convertido en un tipo de arte, es agradable recordar lo siguiente: «Nuestro Dios está en los cielos y hace lo que le place» (Salmos 115:3 NTV).

DISPUESTOS A IR

30 de junio, 2022

Tal vez hay algún lugar adonde usted siente que Dios le está llamando en este momento. Tal vez no tenga toda la información; no conoce todos los detalles; es posible que nunca haya visto a la gente con la cual va a convivir. No obstante, si la mano de Dios está en esto, puede confiar en la fidelidad del Señor.

Fe Para el Camino

30 de junio, 2022

Fe es hacer lo que Dios nos dice que hagamos, aun cuando Sus instrucciones parezcan peligrosas o nos puedan causar alguna pérdida o sufrimiento.