Nota del Pastor Carlos

El control soberano de Dios

1 de Junio, 2018

Del corazón del pastor

Lo quiera aceptar o no, Dios es quien está al control. Es más, es imperativo que nos demos cuenta de que Dios tiene todo el control o Él no lo tiene en absoluto. No hay término medio.

Sería insensato decir que Él es «casi soberano» de la misma forma en que yo no podría decir que estoy «un poco casado» o que una mujer está «un poco embarazada».

Nunca podremos entender todas las ramificaciones de esta gran verdad. Si uno intenta encontrar todas las respuestas probablemente le convertiría en un fanático loco… hablaría de cosas que están más allá de su capacidad mental… resultaría en horas sin fin de nimiedades teológicas. Aquello que es finito no puede nunca comprender toda la profundidad del infinito… así que no pierda su tiempo intentándolo. No hay forma en que usted pueda reconciliar la elección de Dios y la responsabilidad del hombre… la justicia de Dios y las injusticias del hombre… el control supremo del Señor y las tragedias y las desigualdades de esta tierra. Simplemente no hay manera de hacerlo.

Para mí fue maravilloso el día en que pude decir: «No entiendo la razón o el por qué pero acepto que la mano de Dios estaba en lo que ocurrió».

Y fue un día aún más maravilloso cuando me di cuenta de que nadie pensaba que yo debía responder a esas preguntas, mucho menos Dios. Si pudiera hacerlo, entonces podría convertirme en el consejero personal de Dios y la Escritura es muy clara al decir que Él no necesita mi débil consejo. Lo único que quiere de mí es mi amor incondicional, mi devoción total y mi confianza plena. A Él no le interesa mi análisis de Él o de Sus caminos.

Una de las marcas de la madurez espiritual es tener la confianza de que Dios está en control total y que no necesita explicar por qué hace lo que hace.

Carlos A. Zazueta

Carlos A. Zazueta