Sofonías 3:17

Se gozará sobre ti con alegría, callará de amor.

Sofonías 3:17

Estoy convencido más que nunca de que no hay manera en que usted y yo podamos avanzar a una relación más profunda, más íntima con nuestro Dios sin prolongados tiempos de quietud, sin incluir una de las más raras de todas las experiencias: absoluto silencio.

¿Sueño más como un soñador místico? Sí es así, también el salmista que escribió estas palabras familiares que a menudo citamos pero rara vez obedecemos: «Estad quietos y conoced que yo soy Dios» (Salmo 46:10).

Se nos ordena que nos detengamos (literalmente) . . . descansemos, nos relajemos aflojemos, y hagamos tiempo para Él. La escena es de tranquilidad y quietud, escuchando y esperando ante Él. ¡Experiencias tan foráneas en estos tiempos atareados! Con todo esto, conocer a Dios profunda e íntimamente requiere de una disciplina mayor. El silencio es indispensable si esperamos añadir profundidad a nuestra vida espiritual.

Adaptado del libro, Sabiduría Para el Camino: Palabras Sabias para Personas Ocupadas (Grupo Nelson 2008). Copyright © 2008 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.