No hay nada encubierto de Dios

En los versículos 11 y 12 de la canción de David acerca de la magnificencia y la cercanía de Dios, él anuncia que ni siquiera las tinieblas afectan la presencia de Dios.

Dios está más cerca que nunca

Entendido, Dios me conoce y me controla; Él puede hacerlo en cualquier distancia, sin importar si es a millones de millones de años luz en el espacio. Pero, ¿está cerca de mí? Según el Salmo 139, la canción de David acerca de los asombrosos atributos de Dios, la respuesta es afirmativa.

El control de Dios en los detalles

La canción de David acerca de los atributos asombrosos de Dios continúa en tanto que se maravilla por la habilidad de Dios de seguir en completo control de su universo.

El conocimiento íntimo de Dios

¿Qué tan bien me conoce Dios? En los primeros cuatro versículos del Salmo 139, se nos da la suficiente información para descubrir que Dios es omnisciente. Él lo sabe todo.

Importante para Dios

Para el salmista, Dios estaba allí con él. ¿Sabe que es lo mejor? Que eso significa que Dios está aquí con nosotros. Le podemos conocer porque Él es real.

La respuesta de Dios

¿Respondió Dios el ruego del Salmo 137? ¡Absolutamente! Después de setenta años en el exilio, todos los judíos que deseaban regresar y reconstruir la ciudad de Jerusalén y restaurar el templo pudieron hacerlo. Y los judíos aprendieron su elección.

De regreso a Dios

El compositor del salmo 137 reconoció el sufrimiento de su situación y admitió que Judá había provocado su propio castigo.

Las promesas de Dios

Después de expresar las consecuencias angustiosas y duraderas en el Salmo 137, el escritor realiza un pequeño autoanálisis. Su perspectiva cambia y ya no mira hacia el exterior sino empieza a mirarse internamente.

La pérdida de las bendiciones de Dios

El contexto histórico del Salmo 137 es muy triste. El pueblo de Dios no había escuchado los siglos de advertencias y ahora se encontraban viviendo las consecuencias de la desobediencia.