Absoluto Silencio

Estoy convencido más que nunca de que no hay manera en que usted y yo podamos avanzar a una relación más profunda, más íntima con nuestro Dios sin prolongados tiempos de quietud, sin incluir una de las más raras de todas las experiencias: absoluto silencio.