Isaías 26:3

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti confiado.

Isaías 26:3

La desilusión es una bajada peligrosa, resbaladiza. Primero nos desilusionamos de otros ser humano. Luego avanzamos al descreimiento. Poco a poco no confiamos en nadie, ni siquiera en Dios. Nos han engañado. Se han aprovechado de nosotros; nos ha maltratado. . .

La causa de la desilusión y la cura para ella se pueden expresar en palabras casi sencillas. La causa de la desilusión es poner la esperanza y confianza completas de uno en las personas. Poner a la gente en un pedestal, concentrarse en ellas, buscar seguridad en ellas. . . y cuando los pies de barro se desbaratan (como con certeza lo harán) l total desilusión penetra.

¿Cuál es la curación? Poner nuestra fe, esperanza y confianza completas en el Señor viviente. Cuando hacemos eso, los mensajes más sencillos de Dios calman nuestros espíritus.

Adaptado del libro, Sabiduría Para el Camino: Palabras Sabias para Personas Ocupadas (Grupo Nelson 2008). Copyright © 2008 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.