Proverbios 20:24

De Jehová son los pasos del hombre;
¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?

Proverbios 20:24

Las pruebas nunca son en vano. Dios nunca nos dice: «Vaya, me equivoque en eso. No debería haberte dado eso. Quería dárselo a Francisco; lo lamento, Roberto». Es como si el Señor pusiera nuestro nombre en pruebas específicas. Son específicamente diseñadas para nosotros, arregladas teniendo en mente nuestras debilidades y nuestra inmadurez. Él aprieta y no afloja. Y gemimos, y nos duele, y lloramos, y oramos, y crecemos y aprendemos. En todo eso aprendemos a depender de su Palabra . . .

La respuesta común a las pruebas es resistencia, no resentimiento abierto. Es mucho mejor que abramos las puertas de nuestros corazones y recibamos las pruebas ordenadas por Dios como invitadas de honor por el bien que hacen en nuestras vidas.

Adaptado del libro, Sabiduría Para el Camino: Palabras Sabias para Personas Ocupadas (Grupo Nelson 2008). Copyright © 2008 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.