La innovación, Primera parte

Me da a entender que existen bastante más personas innovadoras (que hoy solo se consideran personas de «baja categoría») de lo que cualquiera de nosotros puede imaginar. De hecho, ¡es muy posible que usted sea uno de ellos. Mañana vamos a explorar eso. Pueda que se sorprenda con lo que vaya a descubrir.

Etiquetas

Estar en alerta y tener discernimiento, basando la opinión en la verdad absoluta, es señal de madurez, una marca de excelencia en una vida.

Piensa con discernimiento, Segunda parte

El discernimiento es esencial. El amor sin discernimiento produce y promueve más herejía de lo que cualquiera de nosotros esté dispuesto a creer. Una de las tácticas de sobrevivencia al enfrentar «las flechas encendidas del diablo» (Efesios 6:16) es asegurarnos de que hemos ajustado muy bien a nuestro cuerpo el cinturón de la verdad.

Imite a Dios

Puesto que la mayoría de los seres humanos sufre de una falta de balance en sus vidas, nuestro mejor consejo acerca de este tema viene de la Palabra de Dios, la Biblia. En ese libro aparece una orden de lo más inusitada: «Así que sean imitadores de Dios pues ustedes son sus hijos amados» (Efesios 5:1).

Piense Diferentemente

La vida de servicio de Jesús fue el resultado de su mente: «no oprimida» por el sistema del mundo en todo su egoísmo; y sigue siendo, para siempre, nuestro ejemplo a seguir.

Alivio en Lugar de Venganza

Empiece contándole a Dios cuánto le duele y que necesita que Él le ayude para perdonar la ofensa . . . Líbrese del veneno de la ira acumulada, y eche fuera todo el ácido del resentimiento largamente guardado. Su objetivo es claro: perdonar por completo al ofensor.

Un Día a la Vez

Cuando Dios nos extiende esperanza, cuando Dios hace promesas, cuando Dios dice: «Puede hacerse», no hay excepciones. Con cada nueva aurora se le entrega a su puerta un paquete nuevo y fresco llamado «hoy».

Simplemente Diga que «¡No!»

Pero no José; ni por un instante. Sin vacilación, y estando absolutamente seguro de sí mismo y en su Dios, respondió con igual intrepidez . . .

Recuerde el Bien, Olvídese del Mal

Los siervos deben ser personas grandes. Lo suficientemente grandes para seguir, recordando el bien y olvidando el mal. Como el viejo refrán dice: «Escribe las ofensas en el polvo y los halagos en mármol» . . .

Un Ápice de Pánico

Conduzca rápido, y luego frene en seco. Eche un ápice de pánico, una pulgada de temor, añada una cucharadita de manipulación, tres tazas de artimañas, ¡y un puñado de píldoras! Cuando haya acabado, considere donde ha estado. Esa es una excelente receta para «depresión instantánea».