Salmo 84:10

Mejor es un día en tus atrios que 1000 fuera de ellos.

Salmo 84:10

Si el ritmo y el empuje, el ruido y las multitudes están sacándole de quicio, es tiempo de detener ese sin sentido y buscar un lugar de paz para refrescar su espíritu. Deliberadamente diga que «no» más a menudo. Esto le dejará espacio para que usted aminore la marcha, busque estar solo, derrame su corazón sobrecargado, y admita su desesperada necesidad de refrigerio interno. La buena noticia es que Dios le oirá y le ayudará. Las malas noticias son éstas: si usted espera que algún otro produzca un cambio, las cosas sólo se deteriorarán.

Todos podemos testificar que Dios no habla a la mente apurada y llena de ansiedad. Lleva tiempo estar a solas con Él y su Palabra antes de que podamos esperar que nuestra fuerza espiritual se recupere.

Adaptado del libro, Sabiduría Para el Camino: Palabras Sabias para Personas Ocupadas (Grupo Nelson 2008). Copyright © 2008 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.