Lucas 22:60-62

En el mismo momento en que dijo eso, cantó el gallo.El Señor se volvió y miró directamente a Pedro. Entonces Pedro se acordó de lo que el Señor le había dicho: «Hoy mismo, antes de que el gallo cante, me negarás tres veces». Y saliendo de allí, lloró amargamente. Lucas 22:60-62

QUERIDO PADRE, CADA UNO DE NOSOTROS  ha experimentado el fracaso. Mejor dicho, muchos fracasos. Esos fracasos nos han dejado deprimidos, decepcionamos de nosotros mismos y llenos de remordimiento. Las imágenes de esos episodios nos acosan. Nos sentimos tan mal en esos momentos. Gracias por la transformación que realiza Tu perdón. Gracias por comprender que somos polvo, incapaces de mantener nuestras propias promesas o de vivir bajo nuestras propias expectativas.

Renueva nuestra esperanza al reflexionar en Pedro, con quien podemos identificarnos fácilmente. Recuérdanos que así como usaste a Pedro después de sus fracasos también puedes usarnos por medio de Tu gracia. Que los recuerdos del fracaso nos hagan humildes para ver Tu gracia como lo que es. . . maravillosa.

Ayúdanos a encontrar ánimo y fortaleza por medio de Tu Palabra. Te buscamos solo a Ti para poder tener esperanza nuevamente. Solo Tú tienes el poder de crear algo hermoso y bueno de una vida que ha caído en malos pensamientos, palabras ociosas y obras que nunca debimos haber hecho.

Solo Tu gracia es la fuente de alivio para nuestras almas. Recuérdanos eso, una y otra vez durante esos momentos críticos cuando el desánimo nos ataca y ayúdanos a sentirnos agradecidos por Tu perdón. Te lo pedimos en el nombre maravilloso de Jesús. Amén.

Véase también Salmos 32:1-11; Miqueas 7:19; Juan 21:15-19; Romanos 8:28.

FRACASOS EXITOSOS
Nunca olvidaré se día, hace muchos años cuando Evel Knievel intentó saltar en su motocicleta el Cañón Snake River. Apenas había iniciado el salto cuando su paracaídas se abrió y tranquilamente aterrizó en el río. Su intento fue un rotundo fracaso. Sin embargo, salió de allí con una sonrisa, una billetera llena de dinero y su orgullo todavía intacto. En la historia de los deportes nadie ha podido levantarse mejor de un fracaso que Evel Knievel.

En la historia de los deportes nadie ha podido levantarse mejor de un fracaso que Evel Knievel.

Encuentro aquí una verdad importante: La persona que triunfa no es la persona indecisa, que teme al fracaso ni tampoco es la persona que nunca fracasa. . . La persona que triunfa es aquella que sigue adelante a pesar del fracaso.

Prefiero una bicicleta voladora con todo y sus riesgos, que vivir sentenciado al sendero de lo predecible, rodeado de los muros de la rutina y el temor. Dios nos pide que creamos en Él sin importar los riesgos, a pesar de los peligros, haciendo caso omiso de las probabilidades. La ciudad de Nínive experimentó un avivamiento debido a Jonás—el recientemente fracasado que olía a pescado—les llevó el mensaje de salvación. Los gentiles supieron de Jesús porque Pablo se levantó después de que lo habían derribado. Y las dos cartas de Pedro se encuentran en la Biblia porque él rehúso vivir bajo la sombra de su fracaso. . . a pesar de escuchar el canto de los gallos todas las mañanas.

Aquellos que logran grandes objetivos por lo general son aquellos que han fracasado muchas veces. Nuestros fracasos, son solo pruebas temporales que nos van preparando para esos gloriosos triunfos.

No sé dónde se encuentra usted en este momento, pero créame, quedarse sentado lamiendo las heridas de la derrota simplemente le traerá un sabor amargo a su boca. Los suspiros, las lágrimas y los pensamientos de renunciar son comprensibles en el momento, pero son inexcusables para el futuro. Pongámonos de pie y sigamos adelante.

La persona que triunfa no es la persona indecisa, que teme al fracaso ni tampoco es la persona que nunca fracasa. . . La persona que triunfa es aquella que sigue adelante a pesar del fracaso.

Charles R. Swindoll Tweet This

Adaptado del libro, Responde a Mi Clamor: Aprenda a comunicarse con un Dios que se preocupa por usted (Worthy Latino, 2014). Copyright © 2014 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.