Salmo 32: 7

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás.

Salmo 32: 7

Providencia. Usamos con frecuencia la palabra. Pero, ¿alguna vez la ha analizado usted? Viene del latín providentia. Pro quiere decir «antes» o «de antemano»; videntia viene de videre que quiere decir «ver».

Uniéndolas se tiene «ver de antemano», que es lo que hace el Dios Todopoderoso. Dios ve de antemano los eventos de la vida; algo que nosotros, por supuesto, nunca podemos hacer.

Somos grandes para la historia. Nuestra vista hacia atrás es casi siempre 20/20. Pero somos malos para la profecía, es decir, las cosas específicas del futuro. Deténgase y piense. No tenemos ni indicio de lo que va a suceder un minuto después de este instante, y ni la menor idea de los que va a suceder después. Pero nuestro Dios invisible, en su providentia, continuamente, y con confianza, está obrando.

Él nunca cambia. Él sabe qué es lo que se propone, y Él lo realiza con determinación implacable.

Adaptado del libro, Sabiduría Para el Camino: Palabras Sabias para Personas Ocupadas (Grupo Nelson 2008). Copyright © 2008 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.