¡Anímese!

Mantenga ojos cerrados al orgullo. El verdadero siervo de Dios es como el Señor Jesús, que «no vino para hacer servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos».

Una Bodega de Promesas

El libro de Dios es una bodega muy veraz de promesas; más de siete mil de ellas. No son sueños y ni esperanzas vacías, ni tampoco pensamientos que suenan lindo, expresados elocuentemente, que hacen que uno se sienta abrigado, sino promesas.

Nada Ayuda Como la Esperanza

La esperanza es una dádiva maravillosa de Dios, una fuente de fortaleza y valor frente a las pruebas más duras de la vida. Cuando estamos atrapados en un túnel de desdicha, la esperanza señala la luz al final.

El ángel Gabriel del cielo descendió

En algún lugar en ese mundo, existen dos lugares literales que no hemos visitado: uno es el cielo y el otro es el infierno. No hemos visto ninguno y no hemos hablado con nadie que haya estado en alguno de esos lugares, sin embargo, son tan reales como el mundo que conocemos, el mundo que podemos sentir y tocar.

El Secreto es la Aceptación

Aceptación es tomar de la mano de Dios absolutamente cualquier cosas que Él da, mirando su rostro en confianza y acción de gracias, sabiendo que el confinamiento del cerco en que estamos es bueno para su gloria.

Dios con Nosotros

De esta forma dramática, Dios le mostró al mundo que Él había aceptado el sacrificio de Jesús por nuestros pecados. Ya no eran necesarios más sacrificios en el templo. Dios ilustró este nuevo plan al permitir que las personas tuvieran acceso directo hacia Él.

Vivir de puntillas

Es importante que nos mantengamos sensibles y abiertos. Hay puntos de vista por descubrir que el Espíritu de Dios quietamente nos susurra al oído. Hay soluciones que deben ser aplicadas, lecciones profundas que deben ser aprendidas, escenas inesperadas que pueden ser disfrutadas, descubrimientos sorpresivos que deben ser hechos.

Nuestra guía

Muy bien, déjeme adivinar. Su vida está llena de actividades, citas y preocupaciones, ¿cierto? Si es así, quizás usted esté buscando valía y en sus propios logros.

Una Fe Genuina

Tuve que leer el pasaje de Génesis varias veces antes de ver la clara e implícita declaración de fe de Abraham. Sus palabras y su proceder son tan sencillos, tan desapasionados, que es fácil no ver el dramatismo de esta escena.