Empiece allí donde está, Segunda parte

Si Dios puede tomar a un profeta desobediente, hacerle dar un giro completo y encenderlo espiritualmente, Él puede hacer lo mismo con usted. Él es un especialista en convertir en útil y hermoso algo que estaba roto y confundido.

¿No puede . . . o no quiere? Primera parte

Dios ha puesto dentro del cristiano algo especial, ese reservorio interno adicional de poder que es más que suficiente para contrarrestar lo que la vida pueda lanzarnos. Cuando está en operación, logros fenomenales pueden ser alcanzados, a veces hasta milagrosos.

Terminar bien

Hemos llegado al final de otro año y ahora nos enfrentamos a la llegada de uno nuevo. Cuando estuvimos en este mismo lugar hace 364 días, pensamos acerca de lo que el Señor iba a enseñarnos en el año venidero y anticipamos las muchas maneras en que lo veríamos trabajar en nuestras vidas.

De loros y águilas, Primera parte

No así las águilas. ¡No existe rasgo de lo predecible siquiera en un piñón de sus alas! Ellas piensan. Les encanta pensar. Se sienten impulsadas en lo interior a buscar, descubrir y aprender. Y eso significa que son valerosas, con aguante mental, dispuestas a hacer las preguntas difíciles mientras evitan la rutina por perseguir con vigor tras la verdad. Toda la verdad.

Una «aventura» sexual, Segunda parte

Un matrimonio existe cuando un hombre y una mujer están unidos, no por la ley sino por el amor, y han prometido públicamente hacerse responsables el uno por el otro, lo que fortalece un sentir de compromiso total que se extiende del presente hacia el futuro. Prácticamente todos los matrimonios que son así comienzan por fe—lo que significa que un hombre y una mujer se encomiendan el uno al otro.

¿A quién le importa?

Algunas personas también entran sigilosamente en una iglesia, un domingo por la mañana, muy confundidas y temerosas. Hasta que alguien entra en su esfera, se agacha hacia ella y, con amor, reconstruye una vida, restaura un alma, enciende la llama que el pecado apagó y renueva la canción que hubo allí alguna vez.

Haga lo Correcto

Antes de que Cristo viniera a nuestro corazón, no teníamos alternativa. El pecado era nuestra única ruta. Toda la vida se caracterizaba por maldad. Pero una vez que vinimos a la cruz de Cristo y le dimos al Señor Jesús el derecho de gobernar nuestras vidas, se nos concede una opción que nunca antes tuvimos.

El Eterno YO SOY

Cuando su calendario le pone presión, cuando sus perspectivas se diluyen, cuando su esperanza se apaga, cuando la gente lo desilusiona, cuando los sucesos se vuelven en su contra, cuando los sueños mueren, cuando las paredes se estrechan, cuando la prognosis se ve lúgubre, cuando su corazón se parte, mire al Señor y siga mirándolo a Él.

La Meta es la Esperanza

Dios tiene un objetivo final en mente: que podamos tener esperanza. Y, ¿qué conduce a tal meta? Dos cosas: perseverancia y estímulo de las Escrituras. De nuevo, la meta es esperanza.

¡Anímese!

Mantenga ojos cerrados al orgullo. El verdadero siervo de Dios es como el Señor Jesús, que «no vino para hacer servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos».