Señor

Necesitamos Su gracia para continuar, para darnos la resistencia para vivir bien en este mundo de caos. La gracia del Señor nos sostiene y asegura de Su soberanía cuando nos vemos tentados por el miedo y cuestionamos Su reino. Pero podemos estar seguros de que Dios está en control. Él es el Señor que provee gracia y esperanza.

Priscila: Añadir precisión a la elocuencia

Muy frecuentemente no damos importancia a la doctrina, preferimos sentirnos bien, una música animada y un orador fácil de escuchar en lugar de enseñar la verdad bien. Pero la verdad es que nuestra fe no tiene importancia si no conocemos al Dios verdadero, a nuestro Padre y a Jesucristo, Su Hijo, quien murió en una cruz y resucitó de los muertos por la humanidad.

La Tumba

El hombre sin pecado que había muerto por ellos. El amigo, el maestro, el Mesías, el Salvador estaba vivo. Nada volvería a ser igual. Desde ese momento en adelante, pasarán a la eternidad gozándose por lo que había ocurrido.

Visión

Pareciera que Jesús se daba cuenta del «miedo» innato que tenían de las cosas grandes. Los desafió: «No se inquieten. Con mi ayuda, podrán pescar a las personas tal como pescaron a estos peces».

El secreto de Houdini, Segunda parte

Cuando las probabilidades están en contra nuestra, las horas son largas y el final todavía no se vislumbra, el entusiasmo nos rescata de la tentación de abandonar—o escapar—o quejar. Le quita la pesadez y la monotonía del aburrimiento. Provee tropas frescas cuando la batalla se alarga y el cuerpo se agota.

Dígalo bien

Antes de que nos apresuremos a juzgar y proclamar una victoria fácil sin importar nada, entendamos que la estrategia requiere que haya calidad. No es tan simple como dejar caer una media tonelada de reclamos religiosos, una variedad de verbos, pronombres y adjetivos, sino la preparación del corazón, el afilar la mente, una entrega cuidadosa de la información, sensibilidad, sentido del tiempo y claridad.

Viñetas por la Tumba

Solo aquellos que conocen el peso de un dolor devastador y repentino pueden comprender lo que María sentía al estar en la tumba de Jesús esa mañana. Nada podría haberla mantenido lejos de ese último deber de amor.

Donde el Dolor Guía

Al igual que estos dos discípulos, cuando nos enfrentamos a la realidad de nuestros corazones carnales, nuestra culpabilidad nos lleva a una de dos direcciones.

La esperanza para sobrevivir

Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas.