Un encuentro en la carretera hacia Damasco, Segunda parte

En la terminología actual, él sintió de manera clara y definitiva que Dios quería que él iniciara una conversación y luego, muy probablemente, compartiera con aquella persona las declaraciones impactantes de Cristo. En otras palabras, él sintió claramente que Dios estaba abriendo la puerta.

Su testimonio personal, Primera parte

Usted podría pensar en tres cambios específicos e importantes que Cristo ha producido en su vida como uno que ha nacido de nuevo; estos pueden llegar a ser parte de su testimonio verbal a los no convertidos. También, si usted sabe que su testimonio sería beneficiado por tiempo invertido en escribir y planificarlo, calendarice ya un tiempo para ello. Iremos más a fondo en esto mañana. ¡Este tema es emocionante!

Prefiera Dar

¡Qué diferente del modelo y mensaje de Jesús! No es una «filosofía» que nos haga enfocar en nosotros mismos, Él ofrece más bien una invitación fresca y muy necesitada a nuestra generación de «yo primero». Hay una mejor manera, dice Jesús: «Sé un siervo, ¡da a otros!»

Bondad Inmerecida

Mostrar gracia es extender favor o bondad a quien no lo merece y nunca puede ganárselo. Recibir la aceptación de Dios por gracia siempre está en agudo contraste a ganársela en base a obras.

La importancia de nutrir el alma con las Escrituras, parte XIII

por Carlos A. Zazueta20 de abril, 2021

Pues bien, prepararse para enseñar o predicar la Biblia se parece mucho a arreglar una mesa estupenda para servir una comida exquisita. El estudio cuidadoso y consistente de las Escrituras fomenta el crecimiento personal. Sin embargo, el estudiante diligente de la Biblia reconoce que su crecimiento personal es solo el principio del proceso para alcanzar la madurez espiritual. Es necesario compartir el fruto de su estudio con otras personas que están ansiosas de recibir alimento espiritual sólido y nutritivo.

El Señor de toda ocasión

Si usted no hace ningún intento por conocer y glorificar a su Creador, necesito decirle que esa vida tiene consecuencias bien definidas y un destino ya fijado. Haga una pausa y medite en ese destino horrible, la separación eterna de su Diseñador.

El ancla de la realidad

El secreto para sobrevivir es lo que usted hace antes cuando las aguas están tranquilas. Si mientras usted lee este libro su vida está libre de tormentas, le aconsejo que aproveche este periodo de calma. Dedique tiempo a la palabra de Dios. Estudie las cartas inspiradas que el Señor le ha dado para el viaje de la vida. Profundice su andar con Él por medio de la oración y devoción personal.

El ancla de la renovación

Simplemente, dígale a Dios lo que le está sucediendo. Luche por saber cuál fue la razón de la tormenta. Busque la dirección de Dios, y no desista hasta estar satisfecho con la respuesta del Señor.

El ancla de la unidad

La naturaleza humana quiere retirarse a un lugar donde cada uno de nosotros pueda estar totalmente a solas, echar llave a la puerta y cerrar las persianas. Separados de todo el mundo, nos hundimos más en la depresión.

El ancla estabilizadora

Hay momentos azarosos cuando llegamos al punto de abandonar toda esperanza. Pero en esos momentos difíciles y angustiosos, Dios nos dice: «No tengas temor, porque yo tengo un plan».