Calmada, sabia y confiada

Pero si hemos esperado suficientemente en el Señor, Él toma pleno control de nuestro espíritu. En estos momentos somos como un globo y su mano nos mueve adondequiera que Él quiere. Por haber conocido personalmente esta experiencia, puedo testificar que nada se puede comparar con esto. ¡Es algo maravilloso!

Aprenda a delegar trabajo

El ministerio cristiano no es un llamamiento fácil. Hay, ciertamente, períodos en los que usted tiene que trabajar más horas de lo que debiera. Y esos períodos pueden suceder uno tras otro. Pero no tenemos que recordarle a la mayoría de los pastores la necesidad de que se esfuercen más. Necesitamos recordarles otra cosa: «Ustedes están haciendo su trabajo más difícil de lo que debe ser. Compartan la carga.

Prueba de lealtad

Una queja que escuchó a menudo contra los empleados cristianos que trabajan para empleadores creyentes, es la suposición, la expectativa de que recibirán un trato especial por ser miembros de la familia espiritual. Esperan tener ciertos privilegios, mejor sueldo, bonos especiales de vacaciones y otros beneficios, no porque se los hayan ganado o se los merezcan, sino simplemente porque creen en el mismo Señor.

Nada escapa al cuidado de Dios

La canción de David acerca de Dios analiza el diseño del cuerpo humano y el cuidado individual que Dios tiene por la concepción de cada uno de los seres humanos. La vida de ninguna persona está fuera del cuidado de Dios y Él le da un propósito a cada persona.

Destetado de la arrogancia

Así como nos sucede a todos nosotros en momentos especiales, David aprendió un principio muy importante y quiso compartirlo. Él quería que todo su pueblo participara con él de esta experiencia gozosa.

Compostura y serenidad

Después de haber elegido entrar en una temporada de serenidad, alejándose de la vista del público, David examina el efecto de la humildad en su alma. El Salmo 131 continúa con varias ilustraciones curiosas.

Una actitud de gratitud

El rey David conocía bien el aguijón del trato injusto, tanto como cualquiera. Para evitar que el maltrato socavara su relación con Dios, escribió seis resoluciones en una canción. Se comprometió a mantenerse transparente ante el Señor y a recordar su amor. Además de eso, David resolvió dejar que Dios sea el juez del pecado de los demás.

El escudo de Dios en contra del desánimo

Algunas veces sufrimos desánimo debido a circunstancias difíciles que no son causadas por alguien en particular. Por ejemplo, los desastres naturales, la enfermedad, los debacles económicos o una lesión. No obstante, con frecuencia sufrimos cuando nuestros enemigos nos hieren. Ese fue el lamento de David en el Salmo 5.

Instrumentos de la voluntad de Dios

Cuando nos sentimos desanimados, nuestra oración por naturaleza, es orar por descanso; le pedimos al Señor que actúe en nuestra situación. ¿Qué pasaría si en lugar de eso, le pidiésemos la oportunidad de hacer algo para Él?