El enemigo invisible

En la vida hay pruebas que no merecemos, pero que, no obstante debemos soportar. En el misterio de la insondable voluntad de Dios, hay cosas que no podemos explicar o entender totalmente. Por lo tanto, no trate de comprender cada hilo de su plan inescrutable.

El acusador

El método favorito de actuar de Satanás es entre bastidores, y el hecho de que es invisible no significa que no sea real. Como veremos un poco más tarde, Satanás tiene una personalidad, y está dedicado tenazmente a destruir al pueblo de Dios y a combatir el plan del Señor. Es este el astuto adversario que encontramos de pie en el cielo en medio del grupo de fieles siervos angelicales.

La vida es dura

Algo en lo más profundo de nosotros hace casi intolerable que aceptemos y sobre llevemos algo que es injusto. Nuestra inclinación natural por la justicia hace que el dolor tome el lugar de la paciencia.

Testigos insospechados

El Dios que parece no estar presente, lo está en realidad, Él siempre está presente, es omnipotente y tiene el control absoluto, incluso de su vida.

Las paredes caerán

Todos los días caen paredes. Pero no puedo predecir cuándo caerán las suyas. Dios se ocupa de derribar paredes. ¡Tenga esperanza! Esto pasará. La verdad se conocerá. Todos los días, las paredes de la depresión y la angustia son penetradas por la maravillosa presencia del Dios vivo.

Él tiene el control

Nosotros adoramos a un Dios soberano al que no le sorprende nada de lo que sucede en este mundo. Nada lo asusta. Nada lo sobresalta. ¡Él tiene el control! Habitamos «al abrigo del Altísimo» y moramos «bajo la sombra del Todopoderoso»

¡Ánimo!

No hay un muro que sea más fuerte que el Todopoderoso. No hay una voluntad tan dura que Él no sea capaz de suavizar. Si Dios puede cambiar el corazón de un Asuero, puede cambiar cualquier corazón, óigalo bien, ¡cualquier corazón!

La acción de Dios

He descubierto, mientras me encuentro en medio de la niebla, que mi gran tentación es o bien dudar o bien negar, quizás hasta sean la misma cosa, dudar o negar que Dios está en acción.

Soberanía maravillosa

A pesar de todo el misterio de su espera y su acción, y de todas las cosas que hacemos bien o mal, Él todavía puede seguir siendo digno de nuestra confianza. Lo principal es que usted y yo sigamos siendo sensibles a esos momentos en los que Él finalmente rompe el silencio e interviene de repente en nuestro favor.

Cuando Dios es quien manda

Cuando hago una pausa lo suficientemente larga para echar una mirada retrospectiva, me doy cuenta de que es la mente inescrutable, la voluntad insondable, la soberana intervención y la irresistible providencia de Dios en acción, porque Él, aunque invisible, sigue siendo invencible.