Pasos de bebé

¿Por qué Dios nos hizo pasar por experiencias en el desierto antes de que llegáramos a Canaán? Por una sola cosa. Porque quiere probarnos. Esa fue la razón por la que Dios llevó a Israel al desierto.

¡Anúncielo en alta voz!

La próxima vez que pase por una experiencia difícil, y Dios le muestre su fidelidad, deténgase y piense: Quizás pudiera escribir una canción. (Aunque el público sea solo uno). Así es como surgen las canciones de alabanza. ¿Qué tal si compone una hoy?

Autopista a la tierra prometida

¿Se siente usted arrinconado ahora mismo? ¿Está enfrentado a un imposible? ¿Está abrumado? Escuche, atentamente lo siguiente: esa dificultad suya es por designio del Señor. Él toma esos sufrimientos y esos sentimientos de temor con el fin de prepararlo para los días gloriosos de la liberación.

¡No temáis!

El consejo de Dios es precisamente todo lo contrario. No se asusten. Estén firmes, Vean como yo actúo. Manténganse callados. Es entonces cuando Él hace su mejor obra en favor nuestro. ¡Él se encarga de la situación! Dios maneja luego nuestra dificultad de manera contraria a como lo haríamos nosotros. El Señor está esperando que nosotros esperemos para Él intervenir.

Un regocijo histórico

¿Recuerda cuando el pastor o el maestro explicaron el Evangelio y por primera vez esa explicación tuvo, en realidad, sentido para usted? ¿Recuerda cuando su papá o su mamá se sentaron con usted en su dormitorio y le explicaron la verdad acerca del pecado, de Cristo y de la eternidad, y usted dijo: «Hoy es la noche»?

Una obediencia histórica

Mi convicción personal es que nuestra lucha mayor no está en el ámbito de la comprensión de la voluntad de Dios, sino en el ámbito de la obediencia al Dios dueño de esa voluntad. Para ser honesto, cuando usted y yo damos un vistazo a nuestra vida pasada, no nos vemos confundidos y desconcertados en cuanto a la voluntad de Dios, pero sí testarudos y rebeldes ante aquel que estaba dirigiendo nuestros pasos.

El ingrediente indispensable

Esa puede ser la palabra que usted necesitando del Señor hoy. Quizás en su trabajo ha tenido un inconveniente con alguien; hay un asunto de integridad en juego, y usted está resuelto a ser fiel a la verdad.

Plagas que predican

Es posible que usted sea alguien que ha disfrutado de la maravillosa gracia de Dios y de su favor en su vida. Sus días están saturados de su protección, de su provisión, de sus bendiciones cada día y de su favor inmerecido. Usted puede, entonces, dar gracias a Dios por un lugar en la tierra de Gosén. Disfruta de la protección de Dios, de un plan especial que le distingue de aquellos que viven bajo su ira. Créame, nada en esta vida o en la futura es más serio y más grave que la ira de Dios.

No cejaré en la batalla

La promesa de Dios a Moisés es también para nosotros hoy en día: «Porque yo soy quien soy, haré lo que sea mejor para ti». No hay un día en este mundo, no importa lo gris que se presente, que no pueda ser mejor si nos aferramos a esa convicción confiada.

Atajo a las pequeñeces

Si usted ha sido creyente durante cierto tiempo, habrá escuchado las siguientes palabras una y otra vez. Pero no está mal que vuelva a oírlas. Hasta que su mirada no esté puesta en el Señor, no podrá soportar esos días en que las cosas van de mal en peor.