Dios está Allí y No está Callado

Estar en la mano de Dios no es sinónimo ni garantía de tener prosperidad económica, salud física, y protección del dolor . . . ni de que hay alguien que nos sonríe y nos aprecia. Lo que ayuda es el conocimiento de que detrás de todo lo que suceda hay un Dios qué se interesa, que no ha perdido el control.

Es Sabio Exigir Responsabilidad

Mientras más años vivo, más quiero escuchar a los sabios; no tanto gente inteligente, sino personas sabias. La persona sabia no solo tiene inteligencia, sino que entiende la vida y puede ayudar a concatenarlo todo.

Dios Hace Cosas Misericordiosas

Pero cuando Dios nos deja con un misterio que no se resuelve en una semana o dos, la mayoría de nosotros atravesamos luchas desesperadas para creer que Él es bueno y justo.

Diversión Genuina

Si realmente quiere divertirse, y quiero decir el tipo de diversión que es realmente disfrutar (sin la cruda), entonces lo que usted necesita . . . es una relación con el Dios viviente.

La Carrera está Realizándose

La filosofía de nuestro día intentará absorbernos y convencernos de que, para triunfar, tenemos que correr más rápido . . . Tenemos que ser más fuertes, y más competitivos, y más astutos, incluso más manipuladores. De otra manera, no tendremos éxito . . . ¡No se lo crea!

Una Perspectiva Positiva

No importa cuán brillante seamos, nuestros pasados están fraguados en cemento. No podemos borrarlo. Pero podemos aprender hoy a ver a nuestro pasado desde la perspectiva de Dios, y usar las desventajas de ayer en nuestra vida; hoy y para siempre.

Alegría en Todos Nuestros Días

La felicidad debe penetrar todos los años de nuestra vida. No tenemos que esperar hasta que lleguemos a alguna edad mágica en la que se nos permite abrir una rendija de la puerta y en silencio deslizarnos al campo de la felicidad. Está allí para que la disfrutemos todos nuestros días.

La Alegría Compartida es Alegría Doble

El tener a otro cerca modera nuestro dogmatismo y ablanda nuestra intolerancia. Adquirimos otro parecer. Adquirimos lo que hoy, en nuestro mundo técnico, se llama «opinión».

Un Mensaje Para el Mercado

Mi esperanza es ver . . . a un grupo de creyentes que se infiltra en nuestra sociedad -en verdad, en nuestro mundo entero- con un mensaje puro, hermoso, de gracia y honradez en el mercado de trabajo.