Elegir el gozo

Para nadie es un secreto que me encanta reír. La risa era parte de hogar en la niñez, y espero también que mis hijos recuerden sus años de niñez de la misma forma.

Una herramienta para el bien

Dios dio a la humanidad la responsabilidad de llevar a cabo Su plan evangelístico y de redención al mundo. Tenemos una responsabilidad solemne de utilizar palabras escritas o verbales para lograr este gran mandamiento.

Palabras de reprensión

AI ir examinando las cinco clases de conversaciones constructivas que se presentan en el libro de Proverbios, debemos aceptar que no todas las conversaciones constructivas son placenteras.

Palabras sabias

Uno puede beneficiarse de algunos consejos que la sabiduría del mundo ofrece, pero debemos examinarlos de acuerdo con la autoridad de la verdad divina.

Un giro positivo

Salomón dijo tanto acerca de la lengua que es imposible digerir todo en una semana. Y ya que este órgano que llamamos lengua nos da tantas dificultades, es importante hablar del tema una segunda vez, desde una perspectiva más positiva.

En vez de hablar, relaciónese

Hablar sin sentido es el hábito de pronunciar muchas palabras sin decir nada. Las personas que tienen esta actitud por lo general sienten que tienen que hacer un comentario en cualquier conversación, quizás porque le temen al silencio o sinceramente creen que hablar por hablar es mejor que no hablar.

Autopromoción

La jactancia es un síntoma de un problema más profundo llamado arrogancia, una condición del corazón que busca la atención y desea ser el centro de atención.

Palabras venenosas

Cuando chismeamos, denigramos a las personas ante los demás. En ambos casos, hay engaño. Hoy consideraremos la confrontación destructiva. Ciertamente es directa y abierta, a diferencia de la forma cobarde de la lisonja y el chisme, sin embargo, el efecto también es dañino.

Palabras que hieren

Hasta la fecha, no he conocido a nadie que pueda decir que nunca haya tenido problemas para controlar su lengua. Somos criaturas pecadoras y egoístas, y usamos las palabras para nuestros propios fines. Por esto, con frecuencia lo hacemos a costa de los demás.

La parte más peligrosa

De la misma forma en que una cubeta saca agua de un pozo, la lengua extrae lo que tiene el corazón. Si la fuente es limpia, eso es lo que la lengua comunica. Si está contaminada, la lengua la expondrá así.