Pablo: Un Hombre de Gracia y Firmeza

por Charles R. Swindoll11 de octubre, 2019

Ninguna otra persona en la Biblia, aparte de Cristo, tuvo tan profunda influencia en su tiempo—y en el nuestro—como el apóstol Pablo. Fue un hombre de firmeza, con una mente, un espíritu y una fuerza de carácter inquebrantables al enfrentar dificultades y peligros tan difíciles.

Las ramificaciones personales

Imagine lo que debió haber pasado por la mente de José en ese momento, poco después de haber sido encarcelado. No solo era inocente, sino que también había resistido la descarada tentación una y otra vez.

¡Huya por su vida!

El pecado está en dar la mordida. Si la lujuria de otra persona le tienta para que usted ceda a su propio deseo, tanto así que su resistencia se debilita, usted habrá sido cautivado.

Lecciones en cuanto a la adversidad

Este es un buen momento para recordad varias lecciones que podemos aprender a partir de la familia de Jacob y de las adversidades de José.

El manual de capacitación de Dios

Dios utiliza constantemente las vidas de los personajes de la Biblia para enseñarnos, estimularnos y ponernos sobre aviso. ¿Quién puede olvidar el impacto de las verdades manifestadas en las vidas de David y Ester, de Moisés y Elías, de Pedro y Pablo?

Alabemos a Dios en todo momento

El Salmo 149 anima al pueblo de Dios para que le alabe en todo momento, a pesar de las circunstancias. En épocas de bendición, ¡alábele! En épocas de sufrimiento, ¡alábele! En épocas de guerra, ¡alábele!.

Época de guerra

El Salmo 149 además de ser un llamado a alabar a Dios en épocas de bendición y ser un estímulo para alabarle en tiempos de sufrimiento, también es un llamado a la guerra.

Job: Un hombre de resistencia heroica

por Charles R. Swindoll3 de junio, 2019

Qué gracia bajo presión! Aunque no puede ubicar la presencia de Dios, Job pone su confianza en Él. Usted puede estar seguro de que, como hijo o hija de Dios, cuando la prueba haya pasado, su vida será más profunda y más rica gracias a ella. Lo único que debemos hacer es seguir Sus pisadas, permanecer en Sus caminos y no apartarse de Sus mandatos.

Épocas de bendición

El Salmo 149 es uno de los cinco salmos de «alabanza a Dios» que concluyen el himnario antiguo de los hebreos. Al igual que los otros cuatro, comienza con el precepto, «¡aleluya!» que nos lleva a exaltar la bondad de Dios.

Sinceridad para Dios

Antes de concluir el Salmo 139, David le hace una petición final a Dios en los versículos 23 y 24. Esas palabras son muy conocidas para la mayoría de los cristianos.